Última actualización: martes, 2 de febrero de 2010 - 15:55 GMT

Relaciones China-EE.UU., en un mal momento

Para reproducir este material debe tener activado Java Script, así como tener instalada la última versión de Flash Player.

Reproduzca el contenido en Real Player o Windows Media

La advertencia de China a Estados Unidos de que una reunión entre el presidente Barack Obama y el líder espiritual del Tíbet, el Dalai Lama, podría dañar seriamente las relaciones entre ambos países, es el último en una serie de incidentes que ha agriado las relaciones entre los dos países.

La noche del lunes, un alto funcionario del Partido Comunista Chino, Zhu Weiqun, aseguró que Pekín adoptará "las acciones que correspondan" si el encuentro se llega a realizar.

La Casa Blanca anunció recientemente que Obama tiene la intención de reunirse con el líder espiritual tibetano -quien vive en el exilio desde 1959- y visitará Estados Unidos en dos semanas.

Relaciones tensas

La advertencia china llega en un momento delicado para las relaciones bilaterales entre Estados Unidos y el gigante asiático.

Este sábado, China anunció que suspendería los intercambios militares con Washington como consecuencia de la venta de armas estadounidenses a Taiwán –cuya independencia nunca ha sido reconocida por Pekín- por valor de US$6.400 millones.

China está realmente ascendiendo. Es una nueva potencia, con sus propios intereses. Y la renovada confianza que encuentra en sí misma puede hacer que sea mucho más difícil de tratar de lo que muchos imaginaban

Jonathan Marcus, BBC

Por otro lado, esta desavenencia se suma a los roces que ambos países han tenido últimamente en torno a la presencia de Google en China y a la censura en internet.

A finales de enero, Estados Unidos responsabilizó a Pekín de haber orquestado ataques cibernéticos contra cuentas de correo de disidentes chinos en Google.

El Ministerio de Industria chino rechazó estas acusaciones y aseguró que "la política de China sobre la seguridad en internet es transparente y consistente".

A esto se suma que en Washington hay crecientes temores de que Pekín no apoyará sanciones más duras contra Irán por su programa nuclear.

Conversaciones infructuosas

Las declaraciones del funcionario chino sobre la visita del líder espiritual de Tibet a EE.UU. se producen tras la conclusión de una ronda de conversaciones entre China y los representantes del Dalai Lama en China.

Dalai Lama

El Dalai Lama tiene previsto visitar Estados Unidos en breve.

"Las negociaciones dieron muy pocos frutos. Ambas partes se limitaron a reiterar sus posiciones", señaló el corresponsal de la BBC en Pekín, Michael Bristow.

Ésta era la novena vez desde 2002 que el gobierno chino se reúne con representantes del Dalai Lama sin lograr ningún acuerdo.

"Nuestras posiciones están profundamente divididas. Nos hemos acostumbrado a esto", apuntó Zhu, quien pertenece al Frente Unido del Trabajo, un organismo dependiente del Partido Comunista Chino.

En la rueda de prensa posterior a las negociaciones, Zhu habló largo y tendido acerca del punto de vista chino sobre la posible reunión entre Obama y el premio Nobel de la Paz de 1989, a quien acusó de querer buscar problemas.

"Ese encuentro dañaría los cimientos de las relaciones entre China y Estados Unidos", aseguró el funcionario.

Sin embargo, la reunión con Obama no sería la primera que mantendría el Dalai Lama con un presidente estadounidense.

En octubre de 2007, el entonces presidente estadounidense, George W. Bush se encontró con el Dalai Lama en la Casa Blanca, poco antes de que el líder espiritual tibetano fuera condecorado con la Medalla de Oro del Congreso de Estados Unidos, la máxima distinción civil de ese país.

En aquella ocasión, el Ministerio de Exteriores chino consideró la reunión como "una intervención en los asuntos internos chinos".

¿Enemigos íntimos?

los malos momentos usualmente dan pie a períodos mucho más estables en este tipo de relaciones, y no hay ningún motivo para creer que ahora será distinto

Paul Reynolds, BBC

Según Jonathan Marcus, analista diplomático de la BBC, hay dos cosas claras entre China y Estados Unidos: sus economías están íntimamente unidas, lo que pone límites al nivel de agresividad que pueden alcanzar. Segunda: estos enfrentamientos ponen una nota de realismo en una relación diplomática crucial.

"Por mucho tiempo, el punto de vista dominante en los círculos de política exterior occidentales fue que el ascenso de China podía ser 'manejado'. El objetivo -según la fórmula ligeramente condescendiente de Estados Unidos-, era convertir a Pekín en un 'participante responsable' en los asuntos mundiales", reflexiona Marcus.

Y agrega: "bueno, China está realmente ascendiendo. Es una nueva potencia, con sus propios intereses. Y la renovada confianza que encuentra en sí misma puede hacer que sea mucho más difícil de tratar de lo que muchos imaginaban".

¿Es grave?

Pero, ¿qué tan graves son los últimos incidentes?

Paul Reynolds, experto en asuntos mundiales de la BBC, cree que no mucho. "los malos momentos usualmente dan pie a períodos mucho más estables en este tipo de relaciones, y no hay ningún motivo para creer que ahora será distinto".

"En esta clase de enfrentamientos, ambos lados realizarán las protestas esperadas: los estadounidenses sobre la libertad de Google y los chinos en torno a Taiwán".

Y recordó: "Jim Jones, el consejero de Seguridad Nacional de Barack Obama, dijo este mes que, periódicamente, Washington y Pekín hacen cosas que 'pueden no hacer feliz a todo el mundo'".

"Pero también dijo que los Estados Unidos estaban 'decididos a tener una nueva relación con China, el poder emergente en el mundo'".

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.