¿Dónde queda Europa tras el "desplante" de Obama?

Barack Obama
Image caption Obama ya no ve a Europa con los mismo ojos, dicen los analistas.

El "desplante diplomático" que el presidente Barack Obama hizo a los socios de la Unión Europea (UE) al declinar participar en la tradicional cumbre anual bilateral puede indicar problemas en una relación que hasta hace pocos años era la más importante para Washington.

La cumbre ha sido pospuesta, en parte, dicen algunos, porque sería inútil sin la presencia del mandatario estadounidense y en parte, dicen otros, porque en realidad no habría nada nuevo que decir en el diálogo transatlántico, que sin embargo sigue fluyendo por canales menos protocolares.

Una mezcla de cálculos geopolíticos, asuntos domésticos y hasta algún rencor por recientes posiciones "poco amistosas" de los europeos podrían estar en el menú de razones que forzaron la cancelación del viaje del presidente estadounidense, la primera vez en 17 años de cumbres bilaterales.

Para la Casa Blanca el problema fundamental parece radicar en el rol que pueden jugar los europeos en las redefiniciones que se impone en el mundo y para la UE en la necesidad de recupear parte del peso perdido en la escena internacional.

Europea descentrada

"Para Obama el mundo ha cambiado, Europa ya no está en el centro de interés de la política exterior de EE.UU. Los europeos ya no tienen tanto que ofrecer como antes", le aseguró a BBC Mundo Michael Werz, analista en temas de seguridad del Centro para el Progreso Estadounidense.

Werz afirma que Obama no ha despreciado a los europeos y recuerda que en su primer año de mandato el estadounidense visitó seis veces el llamado Viejo Contiente.

Pero Werz destaca el que "Obama saliera bastante insatisfecho" de esos viajes, razón por la cual "el presidente parece que ha decidido que no tiene tiempo para un viaje simbólico a Europa, porque no tiene suficiente peso político".

"Hay que entender también que Europa no ha estado desarrollando muchas ideas políticas para entrar en un debate entre amigos para desarrollar una idea sobre cómo debe verse el mundo en el siglo XXI", dijo Werz.

El especialista en temas europeos del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales de Washington, Manuel LaFont, considera que el "principal mensaje" que manda Obama con la inasistencia a la Cumbre de Madrid, es que "le gustaría una UE diferente".

"Una UE que le da un enfoque más importante a los asuntos internacionales y no sólo a lo protocolar (…) Porque se trata de encontrarse pero ¿para qué? ¿de qué queremos hablar?", le dijo LaFont a BBC Mundo.

LaFont destaca la paradoja que observa en la relación bilateral europeo-estadounidense es que tiene una agenda intensa y compleja, una comunicación y una cooperación fluida por otros canales, pero a la que "le falta algo a nivel de los líderes".

Resultados de Lisboa

En Washington algunos señalan que el que la UE haya elegido recientemente a un presidente y una encargada de asuntos exteriores, que pese a sus calificaciones, son considerados "desconocidos", podría indicar que los mismos europeos no creen en su capacidad de bloque.

Image caption EE.UU. quiere ver cómo se desarrolla la Europa del Tratado de Lisboa.

Sin hacer una valoración personal de los nuevos directivos comunitarios –el "presidente" belga Herman Van Rompuy y la "canciller" británica Katherine Ashton- Manuel LaFont le dijo a BBC Mundo que lo importante no es su popularidad sino saber si son personas efectivas".

"Si la decisión de escoger a esos dos funcionarios se tomó en base a que es mejor seleccionar gente con bajo perfil para que los líderes nacionales puedan continuar llevando las relaciones bilaterales, tenemos una prueba de que no es una buena estrategia para Europa en su conjunto ni para cada país individualmente", estimó LaFont.

Por eso, otros consideran que es lógico que Washington adopte una estrategia de esperar para ver cómo se consolidan las instituciones europeas.

"Las dos personas que los europeos eligieron no son personas con mucho peso y mucha importancia, entonces para EE.UU. no es solamente legítimo sino que es importante dejar pasar un poco de tiempo a ver cómo se desarrolla esta Europa nueva del Tratado de Lisboa", le aseguró Michaell Werz a BBC Mundo.

Amigos de Guantánamo

El "desplante" estadounidense refuerza las voces surgidas durante el primer año de Obama, que se quejan de que Washington se ha concentrado en las relaciones con países de Asia y el Pacífico.

Sin embargo, fuentes diplomáticas en Washington aseguraron a BBC Mundo que Europa seguirá siendo el aliado más importante en términos militares a través de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

Algunas de esas fuentes aseguraron que una parte de las razones de la decisión de Obama pueden encontrase también en lo que definieron como actitudes "poco amistosas" de los aliados europeos.

Como por ejemplo, no haber sido muy colaboradores en aceptar presos de Guantánamo, lo que contribuyó a empantanar el proceso de cierre de la prisión e impidió que se cumpliera en el lapso de un año como ordenó el presidente.

Tampoco habrían sido bien recibidas las críticas a las negociaciones de EE.UU. con China, India y Brasil para lograr un acuerdo climático en Copenhague, y hasta las recientes críticas del gobierno francés por la ayuda militar estadounidense en Haití.

Como no sólo de política internacional viven los países, con seguridad la Casa Blanca también consideró que salir del país con una crisis económica todavía sin resolverse y con un alto nivel de desempleo expondría a Obama a las críticas republicanas. Y todo por salir en la "foto de familia" de la hoy suspendida cumbre.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.