Iglesia: pedir perdón no basta

El Papa camina junto a otros sacerdotes en Roma
Image caption El pontífice se reunió durante dos días con los 24 obispos de la Conferencia Episcopal de Irlanda.

Con el escándalo de la pederastia en la Iglesia Católica nuevamente sobre el tapete, cientos de lectores de BBC Mundo expresaron su opinión en el foro ¿Cómo puede la Iglesia limpiar su imagen? La mayoría considera que será muy difícil que esa institución se recupere y que es necesario que los culpables sean juzgados.

Otro grupo señala que no se pueden negar las bondades de la organización por los abusos cometidos por un grupo de sacerdotes.

Partícipe con su opinión en nuestro foro

El Papa Benedicto XVI ha estado nuevamente en el ojo de la tormenta, tras su encuentro con obispos irlandeses para tratar el escándalo de pederastia que ha sacudido a ese país.

A pesar de que el pontífice lo calificó como un "crimen atroz" y un "pecado grave, sus palabras fueron halladas como “insuficientes” por grupos de víctimas irlandesas.

Lea: Pederastia: fuertes críticas al Papa

Nuestros lectores, la mayoría de origen latinoamericano, parecen tener la misma impresión.

Hay consenso al condenar los casos de abusos sexuales.

“La Iglesia Católica es culpable de encubrir y proteger a los pederastas”, escribió Juan Palma, desde Mallorca.

Varios lectores fueron enfáticos al afirmar que la Iglesia Católica jamás podrá recuperarse de este escándalo, ni aunque pida perdón.

“¿Limpiar su imagen? Tendrá más bien que restregarse profundamente hasta el ama por todas las atrocidades que han cometido”, escribió Francisco desde Caracas.

Tolerancia cero

Otros, sin embargo, apuestan por una mayor severidad dentro de la Iglesia.

“El Vaticano debe tomar una actitud más enérgica y radical. Tolerancia cero con esas personas”, indicó Edwin, desde San Salvador.

Para Edgard Macia, quien opinó desde Miami, se debe aplicar una política más estricta contra los individuos hallados culpables. “Expulsándolos de la Iglesia, revocándoles el ejercicio del sacerdocio, entregándolos a las autoridades”.

Es evidente que para muchos lectores, sanciones internas o medidas correctivas que puedan implementar las autoridades religiosas no son suficientes para castigar a los sacerdotes culpables.

De hecho, una gran porción considera que es fundamental que los responsables sean llevados ante la justicia, como un primer paso en el proceso de tratar de limpiar la imagen de la Iglesia.

“Los sacerdotes deben ser juzgados por las autoridades civiles y se les debe aplicar la ley del hombre. Finalmente son unos delincuentes quienes abusan de su sacerdocio, violando a los niños que supuestamente cuidan”, señaló Ricardo, en Tulum.

Pedro, en Cochabamba, comparte la opinión de Ricardo. “La pederastia no es un delito religioso, es un delito que debe ser penado por el Estado”.

"Muerte al celibato"

Muchos lectores proponen la eliminación del celibato como una estrategia de la Iglesia Católica para sincerarse con la condición “humana” de sus miembros.

“Creo que la Iglesia Católica no podrá enmendar con disculpas los hechos del pasado. Sin embargo, creo que como institución debería ‘normalizar’ el acceso a la vida sin celibato, ya sea autorizando el matrimonio (…) o simplemente que (sus miembros) puedan tener una vida sexual sana que los exonere de un voto de castidad, que niega de raíz una parte de la naturaleza humana”, dijo Yerko Concepción, desde Chile.

Una visión similar la expresaron Henry Ackmann, en Gotemburgo, Darío Meléndez, en Santo Domingo, Marcos, en La Paz, Raúl Manes, en Ponce, Fernando, en Guayaquil, Romel, de Madrid y Rubén Spetale, en Perú.

Sin embargo, como lo plantea Esteban, desde Caracas, la eliminación del celibato no es una garantía de que los niños no volverán a ser las víctimas.

“Si fuera un asunto de represión sexual ‘normal’, los sacerdotes buscarían parejas adultas. La causa es algo más retorcido”.

"No son todos"

Muchos lectores consideran que no se pueden olvidar las grandes obras que la Iglesia Católica ha llevado a cabo durante siglos.

Exhortan a que se recuerde que la institución religiosa está conformada por millones de personas que día a día ayudan a comunidades en todo el planeta.

“Ha construido escuelas, colegios, universidades, hospitales, geriátricos, hogares para niños y para huérfanos. Muchas veces son la única opción para muchos de recibir ayuda humanitaria. No es justo juzgarlos a todos, por los errores de unos cuantos”, escribió Lilian, desde Montevideo.

Néstor Mayma coincide con la posición de Lilian. “No soy religioso, pero no creo justo culpar a toda la congregación por la culpa de algunos”, escribió desde Lima.

En San Salvador, esta opinión se hace eco: “Es cierto que algunos sectores de la Iglesia Católica se dan casos de pederastia, pero acusar a la Iglesia entera de tales crímenes, es como acusar a todos los alemanes de ser nazis”, dijo Renjodb.

Para Américo Silva, quien opina desde Lima, la imagen de la Iglesia está limpia. “El hecho de que en su seno existan pederastas, criminales, psicópatas, corruptos, violadores, etc. es un asunto que debe ser tratado exclusivamente dentro del campo policial y judicial, donde los culpables deben recibir las penas que mandan las leyes”.

Otra organización más

Cristina Hernández, de Costa Rica, sugiere que no se juzguen los principios de la religión católica a la luz del escándalo de abusos de menores por parte de sacerdotes.

“Que yo sepa ni Jesucristo, ni la Biblia, ni la Iglesia Católica u otra iglesia cristiana, manda a sus seguidores a cometer atropellos contra ninguna persona”.

Francisca, en España, considera que lo que ha sucedido en la Iglesia Católica puede pasar en cualquier otra institución. “La Iglesia hace muchas cosas buenas para que siempre se resalte lo malo”.

En Guatemala, Leonel hace énfasis en el carácter terrenal de la Iglesia. “Reconocer los errores ha de ser el primer el primer paso y reconocer que es una de las tantas religiones guiadas por humanos, propensos a errores”.

Varios lectores creen que la Iglesia debe modificar muchos elementos de su sistema y de su estructura para continuar existiendo.

Para muchos, las víctimas no sólo merecen que se les pida perdón, sino que se les brinde asistencia psicológica para enfrentar las secuelas dejadas.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.