China protesta por reunión de Obama con el Dalai Lama

El Dalai Lama (izq.) y Barack Obama
Image caption Washington mantuvo la reunión de bajo perfil para enfatizar que se trataba de un encuentro privado.

China mostró "profunda insatisfacción y expresa oposición" a la reunión que mantuvieron este jueves el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el Dalai Lama.

El gobierno de Pekín considera al líder espiritual tibetano un separatista y afirmó que EE.UU. debería "tomar las acciones correctas para erradicar los efectos malignos" de este encuentro.

Pese a que Washington mantuvo la reunión de bajo perfil para enfatizar que se trataba de un encuentro privado y no político, el Ejecutivo chino pidió la comparecencia del embajador estadounidense en el país asiático, Jon Huntsman, para transmitirle una protesta solemne.

Lea: El Dalai Lama y Obama se reunieron

"La conducta del lado estadounidense interfiere seriamente la política interna de China y hiere seriamente el sentimiento nacional del pueblo chino", dijo en un comunicado la cancillería china.

Según el corresponsal de la BBC en Pekín, Quentin Sommerville, China nunca ha reaccionado bien a los encuentros que se han venido produciendo por casi dos décadas entre el Dalai Lama y los diferentes presidentes estadounidenses.

Bajo perfil

La reunión de este jueves se mantuvo de bajo perfil, precisamente en parte para no perturbar aún más las tensas relaciones entre Washington y Pekín, que en los últimos tiempos se han visto afectadas por episodios como el anuncio de la venta de armas estadounidenses a Taiwán o las denuncias de ciberataques chinos a empresas como Google.

Lea: Relaciones peligrosas entre China y Estados Unidos

En un comunicado, el portavoz del ministerio de Asuntos Exteriores chino, Ma Zhaoxu, afirmó que el encuentro de Obama con el Dalai Lama fue contrario a "los compromisos repetidos por la administración estadounidense de que EE.UU. reconoce a Tibet como parte de China y de que no apoya la independencia tibetana".

"EE.UU. debe adoptar medidas concretas para mantener el crecimiento sano y continuado de las relaciones chino-estadounidenses", destacó Ma Zhaoxu.

Tras el polémico encuentro, el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, explicó en un comunicado que durante su reunión con el Dalai Lama, Barack Obama ofreció su "fuerte apoyo" a los derechos del pueblo tibetano.

"El presidente alabó el compromiso del Dalai Lama con la no violencia y su búsqueda del diálogo con el gobierno chino", señaló Gibbs.

Admiración

Por su parte, el líder espiritual tibetano explicó a los medios tras la reunión que le había expresado a Obama su admiración por EE.UU. por ser "baluarte de la democracia, la libertad, los valores humanos" y la creatividad.

El corresponsal de BBC Mundo en Washington, Carlos Chirinos, destacó que la reunión entre Obama y el Dalai Lama se llevó a cabo en el Salón de los Mapas del ala oeste de la Casa Blanca y no en la Oficina Oval, que es el despacho del presidente, donde suele recibir a los visitantes ilustres, sean o no jefes de Estado o de gobierno.

Según Chirinos, con el encuentro del jueves, el presidente de EE.UU. cumplió la tradición extraoficial iniciada en 1991 por George Bush, que ha hecho que todo presidente estadounidense reciba al Dalai Lama en la Casa Blanca.

El Dalai Lama, de 73 años, huyó del Tíbet en 1959 luego de un levantamiento frustrado contra el gobierno chino en la región, ocupado por China desde 1950. Desde entonces, gobierna el Tíbet desde el exilio.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.