Turquía: liberan a militares acusados de planear un golpe contra Erdogan

El general Ibrahim Firtina, custodiado por los policías en Estambul
Image caption El general Ibrahim Firtina está entre los liberados tras el supuesto plan para derrocar al gobierno.

Este jueves fueron liberados los tres militares de más alto rango detenidos desde hace cuatro días por un supuesto plan para derrocar al gobierno del primer ministro de Turquía, Recep Tayyip Erdogan.

Un tribunal de Estambul decidió no juzgar a los ex comandantes de la Marina, Ozden Ornek; de las Fuerzas Aéreas, Ibrahim Firtina; y de la primera región del Ejército, Ergin Saygun. Sin embargo, los tres seguirán bajo investigación, dijo la Fiscalía.

Otra veintena de oficiales siguen acusados de participar en un plan que podría incluir el bombardeo de mezquitas como justificación para una intervención militar y cuyo origen se remontaría a 2003.

Por otra parte, el presidente de Turquía, Abdullah Gul, hizo un llamado a la calma tras una reunión con Erdogan y el líder de las Fuerzas Armadas.

El jefe de Estado turco expresó que "los ciudadanos pueden estar seguros de que los problemas se resolverán dentro del marco de la constitución y las leyes" del país.

Los golpes, "cosas del pasado"

Las Fuerzas Armadas negaron repetidamente que existiera un plan contra el actual gabinete y dijeron que los golpes de Estado "son cosa del pasado". Los altos mandos celebraron en la sede de las FF.AA. una reunión para discutir la "seria situación".

El general Firtina dijo que su intención fue "clarificar algunos malentendidos sobre asuntos que se habían dado por cierto" acerca del ejército.

Como explicó el corresponsal de la BBC en Turquía, Jonathan Head, la investigación ha dejado en evidencia a los militares turcos, enfrentados con el gobierno del Partido para la Justicia Islámica y el Desarrollo (AKP, por sus siglas en turco).

Aunque tras la liberación de los tres principales altos mandos detenidos la situación podría calmarse, dijo Head, las relaciones entre el ejecutivo y las Fuerzas Armadas siguen siendo tensas por el miedo de algunos militares a que las devotas creencias islámicas de los actuales gobernantes puedan poner en riesgo el estricto sistema político secular turco.

"Los militares creen que el partido que llegó al poder en 2002, el AKP, tiene una agenda oculta para socavar el sistema secular del país", señala Roger Hardy, analista de Medio Oriente de la BBC.

"El AKP, por su parte, ve al ejército como un obstáculo en el camino de reformas democráticas esenciales en el intento turco de integrarse a la Unión Europea", añadió.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.