Brown también da explicaciones sobre Irak

Gordon Brown, primer ministro británico
Image caption Brown firmaba los cheques.

El primer ministro británico, Gordon Brown, testificará en público este viernes para explicar su papel en la invasión a Irak ante la comisión independiente que investiga la guerra en el país árabe.

En el momento de la invasión, en 2003, Brown era ministro de Finanzas del primer ministro Tony Blair y encargado de administrar los fondos del área de Defensa.

Brown responderá durante cuatro horas -divididas en dos turnos- ante la llamada Comisión Chilcott a las críticas de quienes dicen que recortó la dotación económica de las Fuerzas Armadas británicas y de esa manera las puso en peligro.

La comisión independiente investiga los acontecimientos ocurridos desde el atentado del 11 de septiembre de 2001 y examina cuál fue el papel del Reino Unido durante la invasión a Irak.

El mes pasado, el primer ministro dijo que las armas de destrucción masiva no habían sido el principal motivo de su respaldo a la guerra de Irak sino que el detonante había sido la indiferencia de Saddam Hussein ante las resoluciones de Naciones Unidas.

Así como su predecesor Tony Blair testificó en enero, ahora todos los ojos están puestos en Brown, a quien se le había pedido que diera explicaciones.

En su comparecencia, Blair dijo que no está arrepentido de haber invadido Irak y que está convencido de que tras el derrocamiento de Hussein el mundo es un lugar "más seguro".

Lea: Blair y la guerra en Irak; responsabilidad, pero no arrepentimiento

"Preguntas sin respuesta"

En principio, la comparecencia de Brown estaba programada para después de las elecciones generales, previstas para el 6 de mayo, pero se terminó adelantando por presiones políticas y mediáticas.

Brown dijo que está de acuerdo con testificar ahora, para que no quede la sensación de que "hay preguntas sin respuesta".

La posición de Brown no es fácil, especialmente teniendo en cuenta las críticas que ha recibido por no haber destinado suficiente dinero al equipamiento de los soldados británicos en Irak y el hecho de que las encuestas muestran al laborismo –por el cual Brown se postula a la reelección– por detrás de los conservadores.

El rol de Brown en la guerra de Irak no ha sido tan discutido como el de Blair, pero para muchas de las familias de los soldados fallecidos es Brown el responsable último por las deficiencias en el equipamiento de los soldados -uniformes, vehículos y armamento- producto del poco dinero destinado a tal fin.

¿Figura clave?

Hay distintas versiones sobre el protagonismo de Brown en la toma de decisiones en la invasión a Irak.

Image caption Campbell comprometió a Brown.

El ex director de comunicaciones de Downing Street, Alistair Campbell, dijo que Brown era un ministro clave del círculo íntimo de Blair en 2003 y que ambos hablaban periódicamente.

No obstante, hay quienes dicen –como la ex ministra Clare Short, que dimitió después de la invasión- que a Brown lo habían marginado de la toma de decisiones y que, en cualquier caso, el escocés estaba más preocupado por su campaña para primer ministro que por la guerra en Medio Oriente.

En diálogo con la BBC, John Kampfner, director ejecutivo de la organización Índice de la Censura, habló también de un doble papel.

"Por un lado, Brown apoyaba públicamente a Blair, tanto en las reuniones de Gabinete como en entrevistas a los medios. Pero a la vez, permitía que sus asesores informaran a periodistas como yo -que en ese momento estaba escribiendo un libro sobre la guerra de Blair- sobre su recelo respecto a la cercanía de Blair con Bush y la visión mesiánica de su rol en Irak", señaló Kampfer a la BBC.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.