Hillary Clinton reprueba expansión israelí

La secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, reprobó duramente la decisión de Israel de construir nuevas viviendas en asentamientos de Jerusalén Oriental.

Image caption Hillary Clinton dijo que la decisión de Israel de construir más asentamientos es muy negativa.

La funcionaria le dijo al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, que eso es "profundamente negativo" para las relaciones bilaterales.

En una llamada telefónica de 43 minutos, Clinton le dijo al premier que no entendía "cómo pudo pasar esto, particularmente en vista del fuerte compromiso de Estados Unidos para con la seguridad de Israel", informó el portavoz del Departamento de Estado P.J. Crowley.

Además, el portavoz indicó que la secretaria "dejó en claro que el gobierno israelí necesita demostrar no sólo a través de palabras sino con acciones específicas que ellos están comprometidos en esta relación y con el proceso de paz".

La corresponsal de la BBC en Washington Kim Ghattas indica que las palabras de Clinton mostraron un raro y agudo rechazo por parte de Washington a la decisión israelí.

El anuncio de Israel eclipsó la visita a la región del vicepresidente estadounidense, Joe Biden, que tenía por objetivo reanudar las conversaciones de paz.

Desde entonces, los palestinos indicaron que no volverán a la mesa de negociaciones a menos que la medida israelí sea revocada.

Negociaciones "estancadas"

El Cuarteto de mediadores para la Paz de Medio Oriente -Rusia, Estados Unidos, Unión Europea y Naciones Unidas- también condenó el anuncio de Israel y señaló que revisará la situación en su reunión ministerial del 19 de marzo en Moscú.

Image caption La decisión de Israel aumentó las tensiones en la región.

Netanyahu se había disculpado anteriormente por el momento en que se anunció la construcción de más casas, ya que coincidió con el día en que Biden estaba en Jerusalén.

Y afirmó que había convocado al ministro del Interior, Eli Yishai, para reprenderlo.

Líderes palestinos e israelíes habían acordado mantener conversaciones "indirectas" en un esfuerzo por reanudar el proceso de paz, que ha estado estancado por más de un año.

Ahora, la Autoridad Nacional Palestina sostiene que será "muy difícil" si no rescinden los planes para construir hogares.

Cerca de 500.000 colonos judíos viven en más de 100 asentamientos que se han construido desde la ocupación de Israel en 1967 de Cisjordania y de Jerusalén Oriental. Se consideran ilegales según las leyes internacionales, pero Israel lo cuestiona.

El anuncio más reciente de la municipalidad de Jerusalén fue la aprobación de 1.600 nuevas casas en el asentamiento Ramat Shiomo de Jerusalén Oriental.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.