Turquía veta inseminación artificial

Mujer con velo en Estambul
Image caption Los ciudadanos turcos no pueden esconder la paternidad de sus hijos.

Una nueva ley aprobada en Turquía ha convertido en delito el que una mujer viaje al extranjero y se embarace por medio de inseminación artificial.

La inseminación artificial es ya ilegal, pero las mujeres, hasta ahora, podían salir fuera del país para buscar donantes de esperma.

Ahora, si lo hacen, enfrentarán una pena judicial de uno a tres años de cárcel en prisión.

Los doctores y abogados afirman que están intentando hallar cómo es que el gobierno planea poner en práctica esta ley.

Hay muchas actividades que lo pueden llevar a uno a un tribunal, y posiblemente a la cárcel, en Turquía.

Insultar a alguien por ser turco, participar en manifestaciones, o mostrar un poco de simpatía por el prohibido Partido de Trabajadores Kurdos, por ejemplo.

Ahora se puede añadir a esa larga lista el delito de usar a un donante de esperma extranjero.

Preocupación de paternidad

La inseminación artificial ya es ilegal en Turquía. Los doctores que ofrecen tratamientos de fertilidad aquí tienen que dejarlo muy claro en su publicidad.

Pero las mujeres hasta ahora habían podido buscar donantes de esperma en el extranjero sin temor de ser acusadas de cometer un delito.

Sin embargo, una nueva regulación, publicada silenciosamente hace nueve días por el Ministerio de Salud turco, declara que cualquier clínica, doctor o paciente que use o estimule el uso de bancos de esperma en el extranjero será reportado a las autoridades judiciales y enfrentará posibles cargos criminales.

Las clínicas serán clausuradas, primero por tres meses y luego de forma permanente si el delito se repite.

Un vocero del Departamento de Salud, Irfan Sencan, dijo que la regulación estaba cubierta por el artículo 231 del código penal, lo cual vuelve un delito ocultar la paternidad de un niño.

But Pinar Ilkkaracan, una activista prominente en favor de los derechos de la mujer en Turquía, dijo que sería una mala interpretación de una ley orientada a proteger los derechos hereditarios de los niños.

"Esto va completamente en contra de la filosofía del código penal reformado", dijo a la BBC.

"Pasamos años luchando para mejorar la ley, de forma que ésta protegiera adecuadamente la autonomía de las mujeres sobre sus cuerpos y su sexualidad.

"Este gobierno ha pasado esta regulación sin ningún debate en el parlamento".

Retroceso

"Es un enorme retroceso", dijo Ismail Mete Itil, quien preside la Asociación de Ginecólogos y Obstretas Turcos.

"La ley debería de ser reformada para tener en cuenta las nuevas opciones que la tecnología ofrece a las mujeres. Han hecho lo opuesto. No han pensado acerca de las implicaciones de esto".

Itil señaló que el número de mujeres que buscan donadores de esperma en el extranjero es pequeño, menos de 100 cada año, pero le preocupan las implicaciones en otras áreas, como en parejas de mezcla étnica.

El tema fue públicamente discutido el año pasado, cuando una de las más conocidas actrices de Turquía, Guner Ozkul, anunció que había usado un donante de esperma en Dinamarca para concebir a su hija, quien tiene ahora cinco meses de edad.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.