Apagón en el techo de España

La provincia de Gerona, en Cataluña, podría ser un sitio ideal para vivir. De un lado están Los Pirineos, del otro la Costa Brava, pueblos tranquilos y la renta per cápita más alta de España. Es considerada la provincia con mayor calidad de vida, salvo por los apagones que se registran últimamente.

Image caption En la provincia de Gerona, España, los apagones dejaron pérdidas por más de US$150 millones.

Más de 200.000 personas han quedado a oscuras durante varios días por los cortes eléctricos que han provocado los fuertes vientos y las nevadas. Hace un par de días, cuando ya se creía superada la emergencia, otro temporal volvió a dejar por el suelo las líneas de alta tensión. Las pérdidas ya superan los US$150 millones.

Los afectados, por su parte, han tenido que poner en práctica sus conocimientos de supervivencia. Se han alumbrado con velas, cocinando con estufas de camping y han guardado los alimentos en improvisados iglús que han construido con la nieve.

"Nos hemos apañado como hemos podido. En mi caso, hemos llenado todos los tapperware de la cocina con nieve y luego los metimos en la nevera. Así se han conservado los alimentos. En cuanto al frío, pues nos hemos protegido a punta de mantas", le explica a BBC Mundo Pere Oliveras, habitante de Caldes de Malavella, uno de los pueblos más afectados por los apagones.

Apagón y nevada

Este miércoles, Endesa, la compañía eléctrica responsable, había recuperado el servicio en la mayoría de los hogares afectados por el último apagón del lunes. "Sin embargo, todavía hay muchas casas en el campo que no tienen luz", agrega Oliveras.

Han sido tres días sin energía eléctrica, que parecen pocos comparados con la semana sin luz que vivieron en Gerona después de la nevada del 8 de marzo, en los que la provincia entera quedó a oscuras durante algunas de las noches más frías y nevadas del invierno.

"Y totalmente incomunicados, sin internet ni teléfono, porque los generadores eléctricos de emergencia se agotaron a los días", recuerda el gerundense, quien además sufrió el apagón en el Hospital de la ciudad de Gerona, donde trabaja como jefe de mantenimiento.

"Fue un caos. Tuvimos que quedarnos 24 horas seguidas mientras se normalizaba la situación con los generadores del hospital. El problema lo tenías cuando regresabas a tu casa por carreteras nevadas y oscuras", relata.

En cuestión de horas las bucólicas praderas de Gerona, donde los pueblos, balnearios y campos de golf parecen llevar la etiqueta "Calidad de vida", se inundaron de nieve. Casas y colegios atrapados. Autopistas bloqueadas y conductores nerviosos que esperaban que alguien les rescate antes de que la calefacción de sus coches se acabara. El apagón apenas comenzaba.

Problemas en la red eléctrica

Endesa ha señalado a la "catástrofe meteorológica" como la culpable de la caída de las líneas de alta tensión. El día del gran temporal nevó en la propia Barcelona, donde no caía nieve con tanta intensidad desde hacía más de 20 años.

Los alcaldes de las localidades afectadas y el propio presidente de la Generalitat, Jesús Montilla, no están convencidos. Para ellos, faltó previsión y mantenimiento de las redes eléctricas.

"Es increíble que se necesiten seis días para volver a poner la luz en un país moderno. En seis días se le puede dar la vuelta al mundo", señaló el presidente de la Federación de Municipios de Cataluña, Manuel Bustos.

En ese sentido, la Cámara de Comercio desempolvó un tema sensible para la provincia de Gerona, la MAT, la línea de Muy Alta Tensión (400 voltios de potencia) que apoya Endesa pero a la que se oponen las asociaciones ecologistas agrupadas en la plataforma "No a la MAT".

"Siempre se ha hablado de la necesidad de la MAT porque las líneas que pasan por Gerona no cuentan con un respaldo, un recambio en caso de que pase algo, como de hecho ha sucedido", comenta Oliveras. Él ya vivió un apagón similar en 2001.

Detrás del apagón

La plataforma "No a la MAT" cree que el problema no está solucionado y que en cualquier momento la región puede quedar sin luz. "Es necesario un cambio legislativo que obligue a las empresas a mantener en buenas condiciones la red eléctrica. Si eso fuera así, el apagón no habría ocurrido", señala en un comunicado.

Endesa, por su parte, pedía comprensión por las condiciones climatológicas mientras habilitaba más de 300 generados en la región y movilizaba a 1.200 técnicos para solucionar el problema.

Precisamente en la efervescencia de motores y plantas eléctricas que comenzó a llenar la tradicional calma de la provincia, una mujer murió a causa del humo de un generador eléctrico que usaba en su casa.

El frío y las nubes comienzan a retroceder mientras los habitantes de Gerona respiran aliviados. "Sabemos que aún no se ha resuelto totalmente el problema, pero por lo menos ya no hace tanto frío", comenta Oliveras y luego reflexiona sobre la calidad de vida de su provincia. "Es irónico, tenemos las mismas necesidades de un país del Tercer Mundo", subraya.

No obstante, agrega, los apagones han servido para que la gente ponga en práctica sus conocimientos de camping. "Ahora es prácticamente imposible encontrar una linterna o una estufa de queroseno en las tiendas de la provincias. Casi todas las compramos", comenta.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.