Última actualización: lunes, 22 de marzo de 2010 - 14:07 GMT

Claves de la reforma de la salud en EE.UU.

Barack Obama, presidente de Estados Unidos, reacciona ante la aprobación de la reforma de la salud

Obama logró una de sus prioridades: aprobar una reforma de la salud.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, hizo de la reforma de la salud su mayor prioridad en la agenda doméstica de su gobierno.

El domingo, tras meses de duros debates y luego de una exigua victoria en el Congreso, logró que la ley fuera aprobada.

Para el mandatario y muchos demócratas se trata de un momento "histórico".

De hecho, es la mayor reforma sanitaria en el país en casi medio siglo. Pero, ¿en qué consiste exactamente?

BBC Mundo repasa los aspectos principales del sistema de salud en EE.UU. y de la nueva ley aprobada.

¿Cuáles son los problemas del sistema de salud?

Los grandes fallos del sistema actual son de cobertura y de costo.

- Cobertura

Estados Unidos, a diferencia de la mayoría de los países desarrollados, no cuenta con un sistema de cobertura universal.

Sistema de salud

  • Medicare: programa del gobierno para los mayores de 65 años
  • Medicaid: programa del gobierno para las personas de bajos ingresos
  • Seguro de salud financiado por el empleador: pagado a través de deducción de salarios
  • Veteranos de Fuerzas Armadas: reciben cobertura a través de un programa del gobierno
  • Programa estatal de seguro de salud para niños: cobertura para niños cuyos padres no son parte de Medicaid
  • No asegurados: tratamiento en salas de emergencia solamente

En 2008 había 46,3 millones de estadounidenses sin cobertura, en una población de 300 millones. Esa cifra incluye 9,2 millones de personas que no son ciudadanos.

Además, otros 25 millones de ciudadanos tienen una cobertura inadecuada para sus necesidades.

- Costo

Actualmente existen programas financiados con fondos federales (ver recuadro).

Por fuera de estos programas, es responsabilidad de los ciudadanos asegurarse la cobertura médica. Algunos lo consiguen a través de sus empleadores y otros contratan seguros de salud privados.

Bajo las condiciones de la mayoría de estos planes, los asegurados pagan una cuota, aunque a veces deben costear parte de los tratamientos, lo que se conoce como deducibles. La cantidad que pagan varía según el seguro suscrito.

Los costos en los últimos tiempos se habían incrementado considerablemente: para los ciudadanos, pero también para el gobierno, que en 2007 gastó US$2,2 billones en el sistema de salud, una cifra que representa casi el doble que el promedio de lo que gastan los otros países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

El aumento de los costos individuales hacía que cada vez más estadounidense fueran incapaces de pagar un seguro de salud.

Cuando alguien sin seguro o con una cobertura inadecuada se enferma, debe pagar los costos sanitarios de su propio bolsillo. Muchos deben elegir entre no recibir tratamiento o declararse en bancarrota.

La mitad de las bancarrotas de particulares en EE.UU. son, en parte, consecuencia de las facturas médicas.

clic Volver arriba

¿Qué proponía Obama?

Barack Obama, presidente de Estados Unidos

El 95% de los estadounidenses estará cubierto por algún seguro de salud.

En la campaña electoral de 2008 Obama propuso crear un sistema de seguro de salud nacional para todos los estadounidenses sin cobertura de sus empleadores o del gobierno federal, financiado por las contribuciones de los empleadores que no cuentan con su propio esquema y con la eliminación de los recortes de impuestos implementados por el ex presidente George W. Bush.

Desde que accedió a la Casa Blanca, Obama abandonó estas propuestas específicas.

Obama luego delegó el trabajo de diseñar los detalles a los legisladores de las dos cámaras, estableciendo tres principios que cualquier reforma debía cumplir para contar con su apoyo.

Estos principios incluían la reducción de los costos, la garantía de que todos los ciudadanos tuvieran la libertad de elegir su sistema de salud -incluyendo el sistema público- y asegurar que todos los estadounidenses tuviesen acceso a una cobertura sanitaria asequible y de calidad.

clic Volver arriba

¿Cuáles son los aspectos clave de la reforma aprobada?

Con esta reforma el 95% de los estadounidenses estará cubierto por algún seguro de salud.

Un estimado de 24 millones de personas que carecen de cobertura serán elegibles para exenciones impositivas para comprar un seguro.

Partidarios de la reforma de la salud

La aprobación de la reforma fue una larga lucha que llevó meses.

Unos 16 millones serán elegibles para incorporarse el programa Medicaid.

A partir de 2014, la mayoría de la gente estará obligada a obtener un seguro de salud o enfrentar una multa de al menos US$695 al año, o 2,5% de sus ingresos.

Las familias de cuatro personas con ingresos por debajo de los US$88.000 anuales recibirán subsidios del gobierno.

La industria aseguradora tendrá nuevas regulaciones que impedirán la práctica de ponerles límites de por vida a determinadas pólizas de salud, negar cobertura por enfermedades preexistentes o cancelar planes a clientes enfermos.

A partir del 2014 se creará una "bolsa de seguros" que permitirá a muchos estadounidenses y a pequeñas empresas contratar seguros a más bajos precios.

Además, los padres podrán mantener asegurados en sus contratos a sus hijos hasta que cumplan los 26 años.

Algunos de los cambios entrarán en efecto inmediatamente, pero otros no lo harán hasta 2014.

clic Volver arriba

¿Quiénes ganan?

La mayoría de las personas que hasta el momento carecían de cobertura de salud.

Ahora habrá potencialmente millones de nuevos clientes. Y la reforma no crea lo que se propuso inicialmente: un régimen administrado por el gobierno que pueda competir con las aseguradoras privadas.

Por lo que más personas con cobertura significa mayor capacidad para pagar tratamientos en el hospital, visitar médicos, y comprar medicamentos: un posible beneficio para los hospitales y compañías farmacéuticas.

clic Volver arriba

¿Quiénes pierden?

¿El costo?

  • Según la Oficina Presupuestaria del Congreso, la reforma de la salud lograría recortar el déficit federal en US$138.000 millones en los próximos 10 años.
  • Sin embargo, los críticos argumentan que costaría al país cerca de US$940.000 millones en el mismo periodo.

La reforma no prevé cobertura para unos 23 millones de personas. Un tercio de ellas son inmigrantes indocumentados que viven en el país.

El resto son ciudadanos que serán elegibles para Medicaid -el plan estatal de salud para los pobres- que no se aprovechan de la reforma, y personas con ingresos muy bajos, que pueden estar exentos de tener que adquirir un seguro.

A partir de 2013, las familias con un ingreso anual superior a US$250.000 tendrán que pagar un impuesto adicional de 3,8% a sus rentas de inversión y a contribuir más al programa Medicare a través de sus impuestos a los salarios.

Los empleadores que tengan 50 o más trabajadores bajo su responsabilidad podrían enfrentarse a multas si no les proveen de un seguro de salud.

clic Volver arriba

¿Qué queda por hacer?

La aprobación de la reforma fue una larga lucha que llevó meses. Los republicanos critican el costo, aseguran que va a aumentar el ya abultado déficit y que significa una intromisión del gobierno en las elecciones privadas de los estadounidenses.

Congreso de Estados Unidos

La aprobación de la reforma fue una larga lucha que llevó meses.

El domingo fue aprobada en la Cámara de Representantes (219 votos a 212, sin ningún apoyo republicano) la ley ya votada por el Senado a fines del año pasado. Ahora Obama debe firmarla.

El llamado "paquete de reconciliación", con enmiendas a la ley de la cámara alta, fue aprobado por un margen de nueve votos. Ahora debe ser votado por el Senado.

Allí los demócratas perdieron la mayoría de 60 legisladores que les hubiera permitido tener los votos asegurados. Entonces, van a utilizar un procedimiento para el cual sólo precisan 50 votos, al argumentar que la reforma de la salud se enmarca dentro de la "reconciliación" presupuestaria.

Los republicanos aseguran que el Senado debe rechazar esto. Si esto sucediera, la ley de la cámara alta no sería idéntica a la de la cámara baja. Y, entonces, la Cámara de Representantes debería votar otra vez par aprobar el nuevo "paquete de reconciliación".

clic Volver arriba

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.