Netanyahu: "Las conversaciones de paz podrían posponerse"

Benjamin Netanyahu, primer ministro israelí
Image caption Netanyahu se reunió en Washington con el presidente Barack Obama.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, aseguró el martes desde Washington que la reanudación de las conversaciones de paz en Medio Oriente podría retrasarse por la demanda palestina de la congelación de la construcción de asentamientos judíos.

"No podemos vernos atrapados por un petición ilógica (…) Podría poner en suspenso las negociaciones de paz durante un año más", aseguró.

En la capital estadounidense, Netanyahu se reunió con el presidente Barack Obama, un encuentro del que no han trascendido detalles.

Fue la primera reunión cara a cara entre los dos líderes desde que estallara el enfrentamiento diplomático entre Israel y Estados Unidos por los planes del gobierno israelí de construir 1.600 nuevas viviendas en Jerusalén Oriental.

Al encuentro no se permitió la entrada a la prensa, lo que según algunos corresponsales sugiere que la disputa entre los dos países no está completamente resuelta.

Lea: Netanyahu descarta concesiones sobre asentamientos judíos

Un alto funcionario estadounidense dijo que Obama y Netanyahu en realidad se reunieron dos veces en un periodo de dos horas.

Luego de la primera conversación de 90 minutos, el premier israelí se retiró, consultó a sus asesores y solicitó un segundo encuentro que duró 35 minutos.

Previamente, Netanyahu se reunió con los líderes del Congreso estadounidense, incluyendo la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi.

Tras el encuentro, Pelosi destacó los lazos de amistad que existen entre los dos países y aseguró que el Congreso de EE.UU. "está al lado de Israel".

Escollo en las negociaciones

Image caption Nancy Pelosi aseguró que el Congreso de EE.UU. "está al lado de Israel".

La semana pasada, Obama afirmó que los planes israelíes de construir nuevas viviendas en el asentamiento de Ramat Shlomo no ayudaban al proceso de paz en Medio Oriente.

Por su parte, Netanyahu reiteró el lunes el "derecho de Israel a construir" en Jerusalén.

Cerca de medio millón de judíos viven en más de cien asentamientos construidos en Cisjordania y Jerusalén Oriental tras la ocupación israelí de 1967.

Estos asentamientos son considerados ilegales bajo la ley internacional.

La Autoridad Nacional Palestina (ANP) ha mostrado su enfado por la decisión de Israel de seguir ampliando los asentamientos en territorio ocupado, y considera que es un impedimento para la reanudación de las conversaciones de paz que han estado paralizadas durante más de un año.

"Las políticas de Netanyahu son las que están obstruyendo la reanudación de las negociaciones", le dijo Nabil Abu Rdainah, asesor del presidente de la ANP, Mahmoud Abbas, a la agencia de noticias Reuters.

Barack Obama se ha abstenido de realizar comentarios en público sobre los planes israelíes de ampliar asentamientos en Jerusalén, dados a conocer hace dos semanas mientras el vicepresidente de EE.UU., Joe Biden, se encontraba de visita a la región.

En cambio, la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, junto a Biden y varios altos funcionarios de Washington, han criticado en diversas ocasiones al gobierno israelí por poner en peligro las conversaciones indirectas promovidas por el enviado especial de EE.UU. para Medio Oriente, George Mitchell.

Restaurar la confianza

Image caption Clinton dijo que Israel debe adoptar medidas para restaurar la confianza en el proceso de paz.

En un discurso en Washinton el lunes frente en la convención anual del Comité de Asuntos Públicos Estados Unidos-Israel (Aipac, por sus siglas en inglés), un grupo de cabildeo pro israelí, Clinton dijo que Israel debe adoptar medidas para restaurar la confianza en el proceso de paz, ampliando a Jerusalén Oriental la moratoria de diez meses en la construcción nuevos asentamientos acordada para Cisjordania.

La secretaria de Estado de EE.UU. también aseguró que la continua expansión de los asentamientos judíos mina "la confianza mutua y pone en peligro las conversaciones de proximidad, que son el primer paso hacia las negociaciones directas que ambas partes quieren y necesitan".

Lea: EE.UU. dice que Israel deberá tomar "decisiones difíciles"

Netanyahu también pronunció un discurso este lunes en la convención anual del Aipac, en el que insistió en que su país tiene derecho a construir en cualquier parte de Jerusalén.

El primer ministro israelí dijo que no puede ser negada la conexión entre los judíos y esta ciudad, y agregó que su pueblo construía en Jerusalén 3.000 años atrás y lo sigue haciendo ahora.

El editor de la BBC para el Medio Oriente, Jeremy Bowen, señaló que Netanyahu, al continuar resistiendo la presión estadounidense para congelar la ampliación de los asentamientos, está perjudicando la relación de su país con uno de sus principales aliados.

Según Bowen, Netanyahu debe estar teniendo sensación de déjà vu, ya que las relaciones entre EE.UU. e Israel se vieron dañadas durante su primer mandato como primer ministro a finales de los años '90, en parte por la construcción de asentamientos en Jerusalén Oriental.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.