Jubilados alemanes culpables de secuestro

Dos jubilados alemanes acusados de secuestro.
Image caption Dos de los cuatro ancianos fueron sentenciados a prisión.

Cuatro jubilados alemanes fueron hallados culpables el martes por haber secuestrado a un asesor financiero al que señalan como el individuo que les aconsejó realizar inversiones millonarias en Estados Unidos que fracasaron.

La corte dijo que los cuatro, cuyas edades van de los 61 a los 80 años, secuestraron a James Amburn y trataron de obligarlo a que les devolviera US$3,4 millones que perdieron en sus inversiones.

Los jubilados llevaron a Amburn desde su casa, en el este de Alemania, hasta el sureño estado de Baviera, a 450 kilómetros de distancia.

Amburn fue liberado después de lograr mandar un mensaje vía fax en el que pedía a su banco llamar a la policía.

Eran vacaciones…

Los inculpados alegaron que ellos habían invitado a Amburn a pasar unas breves vacaciones en Baviera.

Sin embargo, un juez de la ciudad de Traunstein, Baviera, dijo que en Alemania la gente no puede tomar la justicia en sus propias manos.

El corresponsal de BBC en Traunstein, Steve Rosenberg, informó que los cuatro fueron hallados culpables de delitos que van desde secuestro hasta daños físicos causados a propósito.

El líder del grupo, Roland Kaspar, un arquitecto retirado de 74 años, fue sentenciado a seis años de prisión.

Según nuestro corresponsal, el arquitecto Kaspar, luego de escuchar su sentencia, le dijo al juez que estaba arrepentido de sus acciones, porque éstas habían herido a sus familiares y amigos.

El cómplice de Kaspar, un hombre de negocios de 61 años, recibió una sentencia de cuatro años.

Dos mujeres, una de ellas la esposa de Kaspar, de 80 años, recibió una sentencia suspendida.

La otra mujer, de 67 años, será juzgada después debido a problemas de salud.

El fax secreto

Cuando los trámites legales que los cuatro hicieron en las cortes para recuperar su dinero no les resultaron, fue cuando planearon secuestrar a Amburn en su casa, en la ciudad de Speyer, en junio pasado.

Image caption Amburn logró salvarse tras enviar un mensaje secreto.

Los cómplices lo amarraron, lo amordazaron y lo metieron a una caja, para transportarlo dentro de un auto hasta Baviera.

Durante el viaje lo golpearon, quebrándole dos costillas cuando Amburn trató de escaparse durante una parada en el camino.

Al término del viaje, lo encerraron en el sótano de una casa cerca del lago Chiemsee, en Baviera.

En seguida lo obligaron a firmar un documento en el que prometía regresarles el dinero que habían perdido al comprar propiedades en Estados Unidos.

Sin embargo, Amburn logró insertar un mensaje secreto por fax que envió a su banco en Suiza.

El banco suizo avisó a la policía alemana y las autoridades llegaron a rescatarlo.

Contenido relacionado