EE.UU.: reforma de Salud pasa su último test

Capitolio
Image caption El papel del Capitolio ha terminado, pero los republicanos esperan que todo cambie en noviembre.

La reforma sanitaria, que extiende la cobertura médica a otros 32 millones de estadounidenses, pasó finalmente el último voto en el Congreso.

La Casa de Representantes aprobó las enmiendas incorporadas por los senadores republicanos por 220 votos a 207.

En una maratónica sesión que tuvo lugar el miércoles en el Senado, los republicanos sometieron a votación numerosas enmiendas a la ley. Durante más de nueve horas, la mayoría demócrata rechazó 30 de éstas.

No obstante, los republicanos objetaron que dos cláusulas relacionadas con préstamos estudiantiles violaban el procedimiento según las reglas de la reconciliación presupuestaria.

El presidente Barack Obama ya había convertido el proyecto en ley el martes pasado.

Ahora podrá colocar la firma final en los próximos días.

Su opinión sobre la reforma de salud

"Pelea"

El corresponsal de la BBC en Washington Richard Lister indicó que en las últimas horas los demócratas parecen haber ganado nuevamente el control del debate sobre la reforma de salud y algunos sondeos sugieren que más estadounidenses creen ahora que la nueva ley es una buena idea.

Sin embargo, Lister agregó que los republicanos han amenazado con reformar o revertir esta legislación si obtienen el control del parlamento en las elecciones legislativas que tendrán lugar el próximo noviembre.

El líder de los republicanos en el Senado, Mitch McConnell, declaró: "Los republicanos continuarán peleando hasta que el proyecto sea revocado o reemplazado con ideas con sentido común que resuelvan nuestros problemas sin desmantelar el sistema de salud que tenemos y sin enterrar el sueño americano bajo una montaña de deudas".

"Bienvenida sea esa pelea", respondió este jueves el presidente Obama en un acto en Iowa, donde comenzó otra gira para que la gente acepte la nueva ley.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.