Escándalo de abusos de sacerdotes llega a Italia

Benedicto XVI
Image caption Los cardenales católicos defienden al Papa y aseguran que Benedicto XVI no tiene la culpa.

El escándalo que estalló en el seno de la Iglesia Católica de sacerdotes pederastas en Irlanda, Austria, Alemania, Dinamarca, Suiza, Canadá, México y Estados Unidos -entre otras naciones en meses recientes- llegó ahora a Italia, país en donde hay más de 50.000 curas, una octava parte de todos los sacerdotes católicos que hay en el mundo.

El corresponsal de la BBC en Roma, David Willey, dijo que un abogado italiano, que representa a una familia cuyo hijo fue presuntamente abusado por un sacerdote en la localidad de Casal di Principe, en el sur de Italia, ha documentado más de 130 casos de supuestos curas pedófilos durante la década pasada.

La punta del iceberg

Willey dice que se piensa que estas acusaciones son apenas la punta del iceberg, y explica que el abogado Sergio Cavaliere se ha quejado reiteradamente de que ningún sacerdote italiano acusado de estos crímenes ha sido llevado ante la policía por ninguno de los obispos para que se les siga un juicio.

El presunto cura abusador de Casal di Principe fue sorprendido cuando molestaba a un niño dentro de un automóvil. El religioso fue juzgado y condenado a seis años y ocho meses de prisión.

Sin embargo, el corresponsal de BBC explicó que el cura no irá a la cárcel, salvo en el caso de que la sentencia sea confirmada por una corte de apelaciones.

Opine: ¿qué debe hacer la jerarquía de la Iglesia Católica?

El Vaticano está reaccionando a estas informaciones, y contraatacando las alegaciones de que el papa Benedicto XVI ayudó a encubrir las acciones de algunos curas pedófilos.

"El Papa defiende la vida"

En Radio Vaticano, el cardenal español Julián Herranz, dijo el martes que esos ataques contra el Papa se originan por la oposición de Benedicto XVI al aborto y al matrimonio entre homosexuales.

Cronología de los escándalos de abuso sexual

"El Papa defiende la vida y la familia, basada en el matrimonio entre un hombre y una mujer, en un mudo en el que poderosos cabilderos quieren imponer otros criterios", dijo el cardenal.

Otros cardenales siguen deplorando lo que llaman una campaña de odio y difamación en contra de la Iglesia Católica, y niegan con firmeza que el papa Benedicto XVI haya intentado encubrir alguna vez a los sacerdotes acusados de pedofilia cuando era el cardenal Joseph Ratzinger y dirigía la oficina del Vaticano responsable de investigar y castigar a los curas pederastas.

El cardenal italiano, Giovanni Lajolo, director de la oficina gubernamental del Vaticano, dijo el martes que el Papa "ha hecho todo lo que ha estado a su alcance" para erradicar el abuso a niños.

En una escuela de sordomudos en Verona, en el norte de Italia, 57 ex alumnos presentaron una demanda en la que explicaron que fueron abusados por un sacerdote que impartió cursos en esa institución de 1950 a 1980. El Vaticano aceptó investigar el caso.

El cardenal Ángelo Sodano, en una entrevista publicada el martes en el diario L'Osservatore Romano, dijo que "si algún sacerdote ha sido infiel no se puede ni se debe generalizar".

Según Sodano, la comunidad cristina "se siente justamente herida cuando se trata de implicarla en bloque en asuntos tan graves como dolorosos de algunos sacerdotes, transformando culpa y responsabilidad individual en culpa colectiva con un acto forzado verdaderamente incomprensible".

Lea también: ¿Tiene el celibato algo que ver con los abusos?

El cardenal reconoció que "ciertamente sufrimos y Benedicto XVI ha pedido excusas muchas veces".

"Pero no es culpa de Cristo si Judas lo traicionó. No es culpa de un obispo si uno de sus sacerdotes se ha manchado con graves culpas. Y, desde luego, el Pontífice no es responsable".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.