Nueva reunión en la ONU sobre las sanciones a Irán

Planta nuclear iraní
Image caption La embajadora de EE.UU. ante la ONU espera que las sanciones estarán listas "en cuestión de semanas".

Los embajadores ante Naciones Unidas de seis potencias mundiales se reunieron en la sede de la organización en Nueva York para discutir sobre la posibilidad de adoptar nuevas sanciones contra Irán por su polémico programa nuclear.

Las delegaciones europeas -Francia, Reino Unido y Alemania- y la estadounidense pretenden convencer a China y Rusia, hasta ahora reticentes, de la necesidad de las nuevas sanciones.

El apoyo de Rusia y China es decisivo porque ambas tienen poder de veto en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Irán sostiene que su programa de enriquecimiento de uranio tiene fines pacíficos.

Por su parte, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, trató de convencer a su homólogo ruso sobre la necesidad de una cuarta ronda de sanciones durante una reunión en la República Checa.

"Sanciones inteligentes"

El líder ruso, Dimitry Medvedev dijo que sólo apoyará sanciones "inteligentes".

"Desafortunadamente Teherán no ha reaccionado a un conjunto de propuestas constructivas. No podemos ignorarlo", dijo Medvedev luego de estampar junto a su homólogo estadounidense su firma sobre un nuevo acuerdo de reducción de los arsenales nucleares de sus países.

Los embajadores reunidos en Naciones Unidas no se han fijado un plazo para la imposición de una resolución que tomaría medidas contra el comercio de petróleo iraní, y endurecería las existentes contra la poderosa Guardia Revolucionaria iraní, así como contra los sectores naval y bancario del país.

De llegar a un acuerdo, el borrador de sanción sería sometido a voto ante los 15 miembros del Consejo de Seguridad.

La corresponsal de la BBC en Nueva York, Barbara Plett, informó que el embajador chino, Li Baodong, declaró a la prensa a su entrada al edificio de Naciones Unidas en Nueva York que se trata de una reunión importante.

"China aún no ha retirado públicamente sus objeciones a la nueva ronda de sanciones contra Irán", dijo Plett. "Pero ha decidido mantener conversaciones sobre una posible resolución de Naciones Unidas".

La embajadora estadounidense ante la ONU, Susan Rice, dijo que las partes intentarán llegar a un acuerdo "en cuestión de semanas, en esta primavera", aunque según Plett los diplomáticos creen que las discusiones podrían prolongarse hasta más allá de junio.

Las reticencias de Pekín

Image caption El máximo responsable nuclear de Irán dijo que China no cree en las sanciones.

El viernes pasado, Obama telefoneó al presidente chino, Hu Jintao, para convencerle sobre la necesidad de las sanciones.

Ese mismo día el máximo responsable nuclear iraní, Saeed Jalili, estaba de visita en Pekín.

Mientras que los funcionarios chinos no hicieron declaraciones, Jalili dijo a la prensa que China reconocía que las sanciones no son eficaces.

Pekín tiene una estrecha relación comercial y diplomática con Irán, en la que es trascendental la importación de petróleo iraní.

El portavoz del ministro de Exteriores chino, Jiang Yu, dijo a la prensa el jueves que "China aún cree que el diálogo es la mejor manera de resolver la disputa nuclear".

Hasta el momento se han aprobado tres rondas de sanciones contra Irán que pretenden bloquear el comercio de "material nuclear", congelar los activos financieros de los responsables del programa nuclear iraní, y congelar el comercio de armas.

La prensa preguntó el jueves al viceministro ruso de Relaciones Exteriores, Sergei Ryabkov, a qué se refería cuando hablaba de sanciones "inteligentes".

Ryabkov dijo que Rusia, por ejemplo, no apoyaría un embargo total sobre la entrega de petróleo refinado a Irán.

Irán carece de la capacidad para refinar su petróleo y tiene que importarlo.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.