Última actualización: lunes, 12 de abril de 2010 - 09:27 GMT

Cumbre nuclear clave en Washington

Para reproducir este material debe tener activado Java Script, así como tener instalada la última versión de Flash Player.

Reproduzca el contenido en Real Player o Windows Media

El presidente de Estados Unidos Barack Obama expresó que la mayor amenaza para la seguridad estadounidense es la posibilidad de que grupos terroristas obtengan armas nucleares.

Obama habló la víspera de la Cumbre de la Seguridad Nuclear, que se desarrolla este lunes y martes en Washington.

Organizaciones como al-Qaeda no dudarían en usar armas nucleares, si las tuvieran, afirmó Obama.

Delegaciones de 47 países asisten a la Cumbre, 38 de ellas encabezadas por sus jefes de estado o de gobierno, en el que está considerado como el mayor encuentro de líderes mundiales en la capital estadounidense en décadas.

El encuentro busca coordinar políticas para garantizar que los materiales y las instalaciones nucleares sean manejadas con seguridad, al tiempo que se evite que caigan en manos de grupos extremistas, algo que los principales servicios de inteligencia occidentales han identificado como la "mayor amenaza terrorista".

Sin embargo, la cumbre podría terminar dedicándole tiempo a las crecientes preocupaciones que tienen EE.UU. y muchos de sus aliados por las supuestas intenciones militaristas del programa nuclear de Irán.

La reunión arranca con el aún fresco anuncio hecho por Teherán el viernes pasado de que dispone de "centrífugas de tercera generación" para un mejor enriquecimiento del uranio, proceso clave en la producción de armas atómicas.

La Casa Blanca asegura que eso confirma las "nefastas intenciones" de los iraníes y aprovechará para convencer a los presidentes de China y Rusia de superar la renuencia a imponer sanciones a Irán dentro del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

clic Lea: Irán inaugura centrífugas más veloces

Desde México hasta Pakistán

El número y el alto perfil de los que acuden a la cita lleva a muchos a considerar a esta como la reunión sobre seguridad nuclear más importante de los últimos años.

Obama

Obama tratará de seducir a China y Rusia.

Entre los asistentes destacan los líderes de las cinco naciones del "club nuclear": el presidente de Rusia, Dmitri Medvedev; el primer ministro de Gran Bretaña, Gordon Brown; el presidente de Francia, Nicolás Sarkozy y sobre todo, el presidente de China, Hu Jintao, quien por primera vez participa en un encuentro de este tipo.

También están en Washington los líderes de India y Pakistán, países que poseen armas atómicas pero que no son reconocidos oficialmente como "poderes nucleares".

Una ausencia notable es la de otra de potencia no reconocida: Israel, cuyo primer ministro, Benjamín Netanyahu, suspendió su visita a EE.UU. ante la posibilidad de que países del Medio Oriente pidieran explicaciones sobre su arsenal, cuya existencia Tel Aviv nunca ha reconocido oficialmente.

De América Latina están el presidente Luiz Inácio Lula Da Silva, de Brasil; el de Chile, Sebastián Piñera; la de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, y el de México, Felipe Calderón, naciones que pertenecen al Tratado de Tlatelolco, que consagró a América Latina como área libre de armas nucleares.

Aunque Brasil y Argentina tuvieron hasta los años '70 programas nucleares con fines militares, se concentraron luego en planes para la producción energética.

clic Opine: ¿Un mundo sin armas nucleares?

Contra el "terrorismo nuclear"

IRÁN EN LA DISCUSIÓN

Irán

Con los líderes de Rusia y China en Washington, existen altas probabilidades de que la cumbre dedique buen tiempo a analizar el caso del programa nuclear de Irán.

Moscú y Pekín parecen ahora menos renuentes a apoyar nuevas sanciones contra lo que muchos consideran el "incumplimiento de las obligaciones internacionales" de Teherán

El tema empezó a discutirse la semana pasada en el Consejo de Seguridad de la ONU, con la esperanza de Obama de lograr una nueva resolución "en cuestión de semanas".

El representante Mike Roger, del Comité de Inteligencia del Congreso, estima que "usar la cumbre para persuadir al mundo de actuar en el programa de armas nucleares de Irán puede ser la acción en política exterior más difícil que Washington tome este año".

Para Roger es el momento de convencer a Rusia y China de que "Irán es un problema de seguridad global" y no una disputa con EE.UU.

"Es fundamental ver esta cumbre desde el punto de partida sobre la grave naturaleza de la amenaza del terrorimo nuclear", aseguró en una conferencia de prensa Ben Rhodes, vice- consejero de seguridad nacional de la Casa Blanca.

"Sabemos que grupos terroristas, incluyendo al-Qaeda, están buscando materiales para construir un arma nuclear y que tienen la intención de usarla. Esto sería un peligro catastrófico para la seguridad nacional estadounidense y para la seguridad global", afirmó Rhodes.

El gobierno estadounidense espera que el martes, al final de la reunión, se emita "un comunicado pidiendo esfuerzos para lograr los más altos niveles de seguridad nuclear, lo que es esencial para la seguridad internacional así como para el desarrollo y expansión de la energía nuclear con usos pacíficos".

Sin embargo, ese comunicado será una "declaración de principios" de lenguaje vago, porque, entre otras razones, "ningún país queire admitir que tiene materiales fusionables sueltos por ahí", dijo a la BBC una fuente de la Casa Blanca que prefirió no identificarse porque el texto del acuerdo no está aún definido.

De todos modos, lo que busca el presidente Obama es comprometer a los países asistentes a tomar las medidas necesarias para asegurar los materiales nucleares enlos próximos cuatro años, cumpliendo las normas que ya se han negociado dentro de la ONU.

Moral

"Creo que la cumbre es un primer paso, otros pasos vendrán", aseguró a BBC Mundo Micheal Weirz, experto del Centro para el Progreso Estadounidense, una organización de tendencia liberal con sede en Washington que analiza políticas públicas.

"La cumbre va proveer de un piso sólido, porque demostrará que el gobierno de Barack Obama y sus aliados son capaces de avanzar en el tema y les permitirá alcanzar acuerdos más ambiciosos en el futuro", afirmó Weirz.

Con el recién firmado acuerdo de reducción de armas nucleares con Rusia, START, muchos consideran que la Casa Blanca está en un buen momento "político y moral" para presionar por resultados en la cumbre.

"La agenda internacional del gobierno se está moviendo rápidamente y es interesante ver cómo el presidente Obama pudo concretar su primer éxito material en el poco tiempo que lleva en la presidencia", dijo Weirz.

El objetivo a largo plazo de los organizadores de la cumbre es negociar un Acuerdo para la Limitación de Materiales Fusionables que prohíba la producción de materiales para armas nucleares u otros explosivos.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.