Israel alerta del riesgo de secuestro en el Sinaí

Frontera entre Israel y Egipto en el Sinaí
Image caption El Sinaí es uno de los destinos turísticos más populares entre los israelíes

Israel recomendó a los turistas de su nacionalidad que abandonen la península del Sinaí alegando una inminente amenaza terrorista.

La oficina del primer ministro dijo que tenía "pruebas concretas" de que grupos terroristas estaban planeando secuestrar a ciudadanos israelíes en el territorio que pertenece a Egipto.

El Sinaí es uno de los destinos turísticos más populares para los israelíes que en el pasado reciente ha sido lugar de atentados de grupos islamistas.

Se calcula que en la recientemente finalizada pascua judía, más de 70.000 jóvenes israelíes pasaron sus vacaciones en el Sinaí, acampando o practicando deportes acuáticos.

Aunque la mayoría ya ha regresado, la alerta gubernamental es inusual por lo concreto de la amenaza y su carácter de urgencia, según el corresponsal de la BBC en Jerusalén, Wyre Davies.

El gobierno recomendó a los familiares de los turistas en el Sinaí que se pusieran en contacto con ellos y les pidieran que regresaran de inmediato.

El aviso se difundió poco después de un rumor sobre el secuestro de un ciudadano israelí, que fue desmentido.

"El gobierno israelí alerta a menudo a sus nacionales sobre la amenaza de secuestro. En especial después de que en 2006 un soldado israelí, Gilad Shalit, fuera secuestrado por milicianos palestinos de Hamás", dijo Davies.

Atentados recientes

En 2004, varios suicidas atentaron con bombas contra el Hotel Hilton de Taba, en la frontera entre Israel y Egipto, y contra varios campamentos populares entre los israelíes. Murieron decenas de personas y cientos resultaron heridos.

Israel ocupó militarmente el Sinaí después de la guerra de 1967 y hasta 1982, cuando se lo devolvió a Egipto después de la firma de un tratado de paz.

Otros atentados mataron a decenas de israelíes en el balneario de Sharm el Sheij en 2005 y en Dahab en 2006.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.