Washington veta a cardenal que defendió el silencio ante la pedofilia

Cardenal Darío Castrillón Hoyos
Image caption Varios curas anunciaron que no asistirían a la misa oficiada por Castrillón.

Los organizadores de una misa en honor al Papa que debe celebrarse en Washignton, Estados Unidos, decidieron retirar como oficiante al cardenal colombiano que en una carta escrita en 2001 elogió a un obispo francés por no denunciar a la policía a un sacerdote implicado en un caso de abuso a menores.

El cardenal Darío Castrillón, de 80 años, iba a dirigir el próximo sábado una misa en latín en la mayor basílica católica de EE.UU. con motivo del quinto aniversario de la proclamación como Pontífice de Benedicto XVI.

Los organizadores han decidido que no participe en la ceremonia después de recibir numerosas quejas de las víctimas de abuso sexual en EE.UU.

Lea: Carta del Vaticano "muestra encubrimiento de abuso"

La Red de Supervivientes de las Víctimas de Abusos de Sacerdotes (SNAP, por sus siglas inglesas) interpeló el martes al Papa y al arzobispo de Washington para que no permitieran que Castrillón dirigiese la misa.

Aunque ambos se habían distanciado públicamente del cardenal, ninguno ha intervenido directamente.

La decisión de apartar a Castrillón como oficiante fue tomada por el Instituto Paulus, el grupo laico que organiza la misa después de que curas locales dijeran que no asistirían al oficio y de que se elevara el nivel de oposición pública al evento, según informa la periodista de la BBC en Washington, Madeleine Morris.

Un evento señalado

"El evento del sábado llevaba siendo preparado desde hace tres años", dijo Morris. "Ahora, a sólo tres días de su celebración los organizadores tienen que encontrar a un nuevo oficiante".

La misa en la Basílica de Washongton está pensada como un gran acontecimiento en el que participará un coro de cien voces en latín y Castrillón había sido elegido por su reconocido carácter de autoridad mundial en el oficio de misas en latín.

Se trata de la primera vez en cincuenta años que se celebra una misa en latín o Tridentina en la Basílica de Washington.

Después de que la revista francesa Golias publicara la semana pasada la polémica carta, Castrillón trató de justificarse indicando que fue autorizado por el papa Juan Pablo II a enviar la misiva.

El director ejecutivo de SNAP, David Clohessy, dijo que "la carta supone la mayor ofensa recibida por las víctimas en la última década".

Clohessy dijo que de permitir a Castrillón celebrar la misa, "se estaría echando sal sobre unas heridas frescas y profundas".

Benedicto XVI prometió el miércoles en Roma que actuaría para acabar con los casos de abusos sexuales en la Iglesia en la referencia más explícita que ha hecho hasta el momento a la crisis por los recientes escándalos de pedofilia.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.