Aumenta el reclamo de compensaciones por el caos aéreo

Pasajeros varados en aeropuerto
Image caption Muchos pasajeros reclaman el dinero gastado en hotel y comidas.

Mientras el tráfico aéreo vuelve a la normalidad, crecen las recriminaciones de las aerolíneas, que reclaman indemnizaciones y cambios en las leyes por el dinero que perdieron con el cierre de los aeropuertos.

Sus directivos exigen a los gobiernos que los indemnicen por las colosales pérdidas que generó el caos provocado por la nube de cenizas del volcán de Islandia, que duró casi una semana y ha sido calificado como el peor desorden aéreo desde la Segunda Guerra Mundial.

Aunque las autoridades europeas prevén que este jueves despegue el 100% de los vuelos programados, algunos aeropuertos de Suecia y Noruega volvieron a cerrarse debido a un giro de la nube volcánica hacia el norte.

Asimismo, decenas de miles de pasajeros siguen varados en todo el mundo mientras las aerolíneas reanudan sus servicios.

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA, por sus siglas en inglés) informó que las compañías perdieron unos US$1.700 millones de ingresos como resultado del caos.

El organismo criticó a los gobiernos por la prisa con la que decidieron cerrar el espacio aéreo y les reclamó que paguen compensaciones a las aerolíneas.

Lea: la nube costó US$1.700 millones

Cambios en las reglas

Por otra parte, algunas líneas aéreas están pidiendo cambios en las regulaciones de la Unión Europea referidas a las compensaciones que deben pagarles a los pasajeros varados.

Michael O'Leary, director ejecutivo de la aerolínea irlandes de bajo costo Ryanair, dijo que es "absurdo" tener que gastar millones en clientes que sólo desembolsaron unos pocos euros por sus billetes.

O'Leary afirmó el miércoles que sólo les devolvería a los pasajeros el costo original del pasaje -algo que va en contra de las reglas europeas-, pero este jueves tuvo que aclarar que pagará lo que corresponda.

"Queremos verlos en los tribunales, porque francamente creo que es una gran oportunidad para que las líneas aéreas pongamos de manifiesto este sinsentido".

Como en el 11-S

Richard Branson, presidente del grupo británico Virgin -propietario de cientos de empresas, entre ellas varias aerolíneas y agencias de viajes-, le dijo a la BBC que cree improbable que los gobiernos vuelvan a imponer en el futuro una prohibición de vuelos tan extrema.

Image caption O'Leary tuvo que desdecirse.

"Creo que si hubieran enviado aviones a ver si las cenizas eran realmente tan peligrosas de atravesar o para buscar corredores donde la nube no era tan espesa, se habrían reanudado los vuelos mucho antes".

Branson afirmó que espera que el gobierno británico lo indemnice, tal como las autoridades estadounidenses lo hicieron con las aerolíneas de ese país luego de los atentados del 11 de septiembre de 2001.

Por su parte, el director de comunicación de la aerolínea Easyjet -también de bajo costo- anunció que la empresa se hará cargo de los gastos de los pasajeros, pero que pedirá cambios en la legislación.

Lea: las aerolíneas piden indemnización

"Demasiado cautelosos"

El ministro británico de Transporte, Lord Adonis, dijo que los entes reguladores internacionales fueron demasiado cautelosos en su manejo de la crisis.

Image caption El volcán sigue en erupción, pero ya no lanza cenizas.

Pero para Henri Gaudru, persidente de la Sociedad Vulcanológica Europea, no había otra alternativa.

"No se reaccionó de manera exagerada. No sabemos lo suficiente sobre estas nubes, ni lo que puede sucederles a los aviones que las atraviesen", afirmó en una conferencia de prensa en Génova.

Según el organismo de tránsito aéreo Eurocontrol, los vuelos transatlánticos volvieron a la normalidad el miércoles, con 338 vuelos que arribaron a Europa.

La alemana Lufthansa informó que este jueves funcionará en su capacidad total, es decir 1.800 vuelos, a diferencia de los 700 que se realizaron el día anterior.

En Islandia, el volcán sigue en erupción, pero ya no lanza cenizas a la atmósfera.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.