¿Está en riesgo la explotación petrolera en alta mar?

El desastre petrolero de la compañía British Petroleum ocurrido en el Golfo de México ha puesto la mirada en los riesgos de la explotación en alta mar y muchos incluso se preguntan si esto pone en entredicho el futuro de estas operaciones.

Image caption Los expertos creen que, a largo plazo, el futuro de la producción en alta mar está asegurado.

La pregunta cobra relevancia porque las grandes empresas petroleras están moviéndose cada vez más mar adentro en su búsqueda de nuevas fuentes de petróleo, y los principales yacimientos descubiertos en la última década -ya sea en el Golfo de México, en Brasil o en la costa occidental de África- han sido precisamente en aguas profundas.

Pero las dudas cobraron fuerza a raíz de que la Casa Blanca anunciara la suspensión temporal de las futuras perforaciones en alta mar hasta que se investigue el accidente, y de que el gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, retirara su apoyo a un plan para expandir las explotaciones petroleras en las costas de su estado.

Sin embargo, expertos consultados por BBC Mundo señalan que aunque el accidente tendrá repercusiones importantes en Estados Unidos, eso no necesariamente pondrá en cuestión el futuro de estas operaciones en otras partes del mundo.

"La producción en alta mar sufrirá un revés en Estados Unidos, pero yo no espero que esto tenga necesariamente repercusiones prácticas en Brasil y ciertamente no en Angola", le dijo a BBC Mundo Oliver Norton, experto en temas de energía de la revista británica The Economist.

"A escala global este accidente se va a poner en perspectiva y las principales repercusiones van a ser mayor regulación del sector, pero dudo que esto vaya a tener algún impacto en el largo plazo en términos de producción y exploración en alta mar", señaló Robert Perkins, experto de la agencia de información de asuntos energéticos Platts.

Implicaciones para la industria

Aunque la explotación en alta mar todavía representa una pequeña fracción de la producción global petrolera, su importancia está creciendo a pasos agigantados. En sólo tres años -de 2005 a 2008- la producción creció en 67%, o 2,3 millones de barriles por día.

La industria petrolera tiene proyectado gastar alrededor de US$150.000 millones en el desarrollo de operaciones offshore en los próximos cuatro años, un tercio más que en 2005.

Por otra parte, recientes descubrimientos en lugares como Brasil, donde en 2007 se encontraron yacimientos con reservas potenciales de hasta 14.000 millones de barriles, ponen de relieve que la explotación en alta mar es la frontera en expansión de ese sector.

Por eso, la mirada de ejecutivos petroleros de todo el mundo está puesta en estos momentos en el Golfo de México, particularmente porque elevará los gastos de operación en un sector que de por sí tiene costos gigantescos.

"Ya hemos visto a varios funcionarios hablar de la necesidad de mayor regulación, mayor énfasis en la seguridad de las operaciones y eso por supuesto aumentará los costos, particularmente por concepto de seguros. Ése va a ser el principal efecto", señala Perkins.

¿Cuán significativo será el cambio en las regulaciones? Eso dependerá en parte de cuál fue la causa del accidente.

Por eso, Perkins destaca que todavía es difícil decir cuán afectadas serán las operaciones en alta mar. "Hay desde ya un gran interés por gobiernos de todo el mundo, en lugares como Gran Bretaña y Noruega, con intereses petroleros en el mar del Norte, por saber exactamente qué paso, y por supuesto eso tendrá un impacto global".

Importancia estratégica

Image caption La Casa Blanca ordenó la suspensión temporal de las operaciones petroleras en alta mar.

Una de las razones por las que el futuro a largo plazo de la explotación en aguas profundas no parece estar en riesgo es por la importancia estratégica que tiene el sector.

"El petróleo de acceso fácil ya está en explotación", señala Oliver Norton, experto de la revista The Economist, quien destaca que mientras el mundo siga dependiendo de petróleo, necesitará la extracción en alta mar.

Se calcula que nueve de los diez mayores pozos petroleros del mundo están en fase de agotamiento.

"En la medida en que las reservas petroleras se agotan, los países dependen cada vez más de estas fronteras en expansión y la producción en aguas profundas es una de ellas", destaca Perkins.

Además, los riesgos de seguridad han aumentado en regiones donde hay petróleo de fácil extracción, como en Medio Oriente.

Debido a esto, los grandes consorcios petroleros ponen cada vez más recursos en la exploración en alta mar, particularmente en la costa occidental de África, en Brasil y en el Golfo de México.

Y expertos como Perkins destacan que esa tendencia no se va a revertir, aun cuando pueda haber cambios coyunturales en los planes de inversión.

"Al final, todo depende de la relación costo beneficio. Mientras los precios del petróleo sigan siendo altos y la inversión en alta mar siga siendo rentable, no veo que existan grandes obstáculos para la explotación en alta mar", aseguró.