Libia: comienza la investigación del accidente aéreo

Restos del Airbus
Image caption El gobierno libio descarta el atentado terrorista como causa del accidente.

Las autoridades de Libia investigan las causas del accidente aéreo que del miércoles en la capital del país, Trípoli, que dejó 103 muertos y un único superviviente, un niño holandés.

Los expertos buscan pistas en el contenido de las cajas negras del Airbus A330 de la compañía Afriquiyah Airways. El ministro libio de Transporte, Mohammed Ali Zidan, descartó la hipótesis de un atentado terrorista.

Los fallecidos pertenecen a diez nacionalidades, europeos y africanos casi todos. Las autoridades holandesas contabilizaron a 70 de sus ciudadanos entre las víctimas.

Asimismo, la prensa de ese país identificó al único sobreviviente como Ruben Van Assouw, de nueve años, aunque su identidad aún no ha sido confirmada oficialmente.

Lea también: Identifican al niño que sobrevivió

Según el corresponsal de la BBC en la región, Wyre Davies, el gobierno holandés envió un avión a Trípoli en el que viajan familiares del menor y expertos para ayudar a identificar a los muertos.

Estable

Image caption El único sobreviviente del accidente se encuentra estable tras pasar por el quirófano.

El niño fue llevado a un hospital en Trípoli, donde se encuentra "estable" después de una serie de intervenciones quirúrgicas para tratar las múltiples fracturas que sufrió en ambas piernas.

La televisión libia lo mostró en la cama del hospital, con la cabeza vendada y una mascarilla de oxígeno.

"Fue sometido a varias cirugías en sus piernas. Despertó y se encuentra bien", dijo un médico a los medios de comunicación locales.

Si bien la identidad del niño no ha sido confirmada oficialmente, funcionarios de la embajada holandesa en Libia afirmaron que el menor les dijo que su nombre es Reuben, que tiene ocho años y procede de Tilburg, en el sur del país.

Desintegrado

El avión se estrelló en las inmediaciones del aeropuerto de Trípoli. El vuelo provenía de Johanesburgo, en Sudáfrica. A bordo viajaban 93 pasajeros y once tripulantes.

Testigos dijeron que la aeronave comenzó a desarmarse cuando se acercaba a tierra. Además, afirmaron que había buen tiempo.

"Explotó en el aterrizaje y se desintegró totalmente", dijo un funcionario de seguridad a la agencia de noticias AFP.

La cola del aparato fue la única pieza de considerables dimensiones que no se acabó totalmente destruida.

A las labores de investigación se han sumado funcionarios de Airbus, la firma constructora del avión.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.