Juicio del Concorde: final con acusaciones

El juicio por el accidente del Concorde llegó a su fin en París tras cuatro meses de discusión sobre la tragedia que cobró 113 vidas, en medio de varios reclamos de penas y una áspera disputa entre dos aerolíneas.

Image caption El Concorde era un avión de pasajeros que estaba llamado a ser el más rápido del mundo.

Casi una década después de que el avión supersónico se estrellara fuera de la capital francesa, la defensa de la empresa estadounidense Continental Airlines rechazó este viernes, en la última audiencia del juicio, las acusaciones de responsabilidad por el desastre.

La semana pasada, la fiscalía francesa reclamó una multa equivalente a unos US$216.000 para Continental y penas de 18 meses de prisión exentos de cumplimiento para dos de sus empleados.

Además, los fiscales reclamaron dos años de prisión exentos de cumplimiento para el ingeniero que concibió el Concorde, un avión de pasajeros que estaba llamado a ser el más rápido del mundo.

En paralelo al juicio para asignar responsabilidades por la tragedia, un cruce de acusaciones y demandas se desató en los últimos días entre Continental y Air France, la aerolínea que operaba el avión siniestrado.

Está previsto que el veredicto del juicio del Concorde, que costó casi US$4 millones y movilizó a decenas de testigos y expertos, se anuncie el 6 de diciembre.

Secuencia en disputa

Abierto en febrero con una audiencia en la que se leyeron uno por uno los nombres de las 113 víctimas, el complejo juicio se basó en un informe de investigadores franceses sobre la tragedia de julio de 2000.

El informe afirmó que, cuando el Concorde de Air France despegaba del aeropuerto parisino Charles de Gaulle, una de sus ruedas reventó al pisar una lámina de titanio que había dejado en la pista un avión de Continental minutos antes.

Según la misma investigación, eso hizo que trozos del neumático reventado impactaran contra el tanque de combustible del avión supersónico, iniciando un incendio que lo hizo chocar contra un motel cercano.

En tercera dimensión

El abogado de Continental, Olivier Metzner, rechazó esas conclusiones y aseguró que el Concorde ya estaba en llamas 700 metros antes de llegar a la lámina de titanio.

Image caption La fiscalía dijo que cuando el Concorde despegó, una de sus ruedas reventó al pisar una lámina de titanio.

Para defender esa versión, Metzner mostró una versión en tercera dimensión de los hechos, cuya realización costó cerca de US$1 millón. También apeló a testimonios, incluido el de un ex piloto de Air France que dijo haber visto el Concorde en llamas antes de pisar la lámina suelta.

Pero la fiscalía mantuvo los cargos contra Continental al pedir la multa para la aerolínea y las penas de prisión en suspenso para dos de sus empleados: John Taylor (42 años), acusado de haber colocado erróneamente la lámina de titanio en el DC-10, y Stanley Ford (71 años), su supervisor.

"Obra humana"

Los fiscales también llegaron a la conclusión de que el diseño del Concorde pudo haber agravado los hechos, porque su tanque de combustible carecía de la protección suficiente contra eventuales impactos.

Más aún, creen que el ingeniero Henri Perrier (80 años), que dirigió el programa del Concorde para el constructor Aeroespacial entre 1978 y 1994, ignoró incidentes previos a la tragedia que advertían sobre esa vulnerabilidad.

"Un avión es una obra humana y nunca se puede garantizar que no se caiga", advirtió a la justicia el abogado de Perrier, Christian Buffet.

En cambio, la fiscalía libró de responsabilidad a otros dos ex expertos aeronáuticos acusados de las mismas omisiones.

Cruce de acusaciones

El desarrollo del juicio dio lugar, además, a un creciente intercambio de acusaciones entre Air France y Continental, que se han entablado demandas en otros juzgados.

Image caption El accidente del Concorde inició un incendio que lo hizo chocar contra un motel cercano.

La aerolínea francesa reclamó la semana pasada en la justicia civil que su competidora estadounidense, a la que señala como la única responsable del accidente, le pague el equivalente a US$18,5 millones por presunto atentado a su imagen y reputación.

Esa demanda se basa en los cuestionamientos que la defensa de Continental hizo durante el juicio al mantenimiento del Concorde por parte de Air France.

Continental, a su vez, presentó una denuncia contra Air France por presunta obstrucción a la justicia, acusándola de la desaparición de un documento técnico que, asegura, era clave para el juicio.

Este viernes, el abogado de Continental volvió a acusar a Air France y afirmó en el cierre del juicio que el Concorde "nunca debió despegar" el día del accidente porque presuntamente tenía sobrepeso.

Durante el juicio participaron sólo algunos familiares de las víctimas, ya que muchos otros aceptaron indemnizaciones multimillonarias de Air France a cambio de evitar demandas judiciales.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.