Egipto abre la frontera con Gaza tras ataque israelí a flotilla

Protesta en Ramallah
Image caption El ataque israelí contra la "Flota de la Libertad" ha generado protestas en muchas partes del mundo.

El presidente de Egipto, Hosni Mubarak, ordenó este martes la apertura de la frontera con la Franja de Gaza para permitir la entrada de ayuda humanitaria para los palestinos, según informó la agencia de noticias estatal (MENA).

La decisión se conoce tan sólo un día después del ataque por parte de tropas de elite israelíes a la llamada "Flota de la Libertad", incidente en el que murieron al menos diez activistas.

La flotilla era un convoy de barcos de bandera turca y griega que intentaban llevar asistencia humanitaria a Gaza y romper el bloqueo que mantiene Israel desde que el grupo islámico Hamas llegó al poder en 2007.

El paso de Rafah, que según fuentes citadas por la agencia de noticias AFP ya abrió este martes a las 13:30 hora local (10:30 GMT), es la única vía de entrada a Gaza que no pasa por territorio israelí.

Participe: Israel, ¿autodefensa o agresión?

¿Medida temporal?

Image caption Mubarak ordenó abrir la frontera con Gaza tras el ataque israelí a la flotilla.

Egipto, que al igual que Israel mantiene cerrada su frontera con Gaza, sólo permite su apertura dos veces a la semana para que entre ayuda humanitaria hacia los territorios palestinos.

Un funcionario del lado egipcio del paso fronterizo declaró a la agencia de noticias EFE que el desbloqueo estaba previsto para el miércoles, pero que se adelantó debido al ataque a la flotilla.

La misma fuente declaró que desconoce hasta cuándo permanecerá abierto, por lo que no queda claro si se trata de una medida temporal o un cambio en la política egipcia.

Mubarak había condenado "el excesivo uso de la fuerza" por parte de los comandos israelíes al abordar la flotilla de activistas pro palestinos.

Lea también: El Consejo de Seguridad pide una investigación

Las embarcaciones intentaban romper el embargo contra la Franja de Gaza. En los seis buques viajaban unas 700 personas y 10.000 toneladas de suministros.

El gobierno de Israel sostiene que no se trataba de una misión humanitaria, ya que tenía por objetivo romper un bloqueo que considera legal. Además, aunque lamenta las muertes, culpa a los activistas de la violencia y sostiene que los soldados actuaron en legítima defensa.

Condenas

El operativo israelí ha generado una amplia condena internacional contra Israel. Miles de simpatizantes se manifestaron en diversas capitales del mundo ante las sedes de las embajadas y los consulados israelíes.

Una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas concluyó con la petición de "una investigación rápida, imparcial, creíble y transparente" sobre el ataque. También con una declaración de "condena a los actos".

Durante la reunión, Turquía se mostró renuente a suavizar su fuerte crítica a Israel, mientras que Estados Unidos -el mayor aliado del gobierno de Tel Aviv- intentó atenuar el lenguaje usado en el comunicado de la ONU, comentó Barbara Plett, corresponsal de la BBC en el organismo.

Estados Unidos, aliado tradicional de Israel que a menudo usa su poder de veto para evitar resoluciones contrarias a este país, no exigió específicamente el fin del bloqueo a la franja costera, pero dio a entender que las medidas deberían ser suavizadas.

Lea el texto de la declaración del Consejo de Seguridad

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.