Condenan a ministro francés por comentario racista

El ministro francés del Interior, Brice Hortefeux, fue condenado a pagar una multa por un comentario racista, lo que motivó nuevos reclamos para que el hombre de confianza del presidente Nicolas Sarkozy renuncie al cargo.

Image caption Hortefeux defiende que sus palabras fueron "mal interpretadas".

La justicia francesa ordenó este viernes a Hortefeux pagar una multa equivalente a US$900 y cerca de US$2.400 a una agrupación contra el racismo por comentarios que hizo ante un joven de origen árabe.

"Cuando hay uno está bien. Es cuando hay muchos que hay problemas", dijo Hortefeux frente al joven el año pasado, aparentemente sin saber que estaba siendo filmado y que sus dichos circularían por internet.

El Tribunal Correccional de París descartó sin embargo una sanción penal contra Hortefeux, amigo y ex ministro de Inmigración de Sarkozy, porque juzgó que su comentario no estaba destinado a difundirse en público.

Hortefeux, que ha promovido la expulsión de inmigrantes indocumentados en Francia, sostuvo que sus palabras fueron malinterpretadas y sus abogados anunciaron que apelarán la condena.

Sin embargo, el Partido Socialista (PS) francés, principal grupo de oposición, pidió a Hortefeux que tenga la "dignidad" de renunciar a su cargo, desde el cual debe bregar por el orden público en Francia.

"Ultrajante"

En su fallo de este viernes, el tribunal que juzgó a Hortefeux entendió que su polémica frase ante el joven de origen árabe fue "ultrajante y despreciativa".

El ministro realizó sus comentarios en septiembre durante un encuentro con jóvenes del partido de centroderecha de Sarkozy, la UMP, en una localidad del suroeste de Francia.

Las imágenes registradas en esa ocasión muestran a Hortefeux bromear y fotografiarse con asistentes a la reunión, entre ellos uno de origen árabe llamado Amin, que pasó a ser el centro de comentarios.

"Él come cerdo y toma cerveza", dijo una mujer.

"No corresponde para nada al prototipo", respondió Hortefeux. Y luego dijo: "Siempre es necesario uno. Cuando hay uno está bien. Es cuando hay muchos que hay problemas".

La difusión del video generó una fuerte polémica en Francia, un país con cerca de cinco millones de musulmanes donde las diferencias raciales suelen ser motivo de tensión social, especialmente en los suburbios de París.

Sin embargo, tanto Sarkozy como su primer ministro, Francois Fillon, respaldaron en septiembre a Hortefeux y descartaron los reclamos opositores de renuncia.

"Un amigo"

Image caption El ministro Hortefeux es uno de los más cercanos colaboradores del presidente Nicolás Sarzoky.

El juicio contra Hortefeux fue promovido por el Movimiento contra el Racismo y por la Amistad de los Pueblos (MRAP), el grupo al que el ministro del Interior ahora deberá pagar el equivalente a US$2.400.

Tras el fallo de este viernes, el secretario general de MRAP, Mouloud Aounit, saludó la condena e insistió en que Hortefeux debe abandonar su cargo.

El portavoz del PS, Benoit Hamon, dijo a la agencia de noticias AFP en referencia a Hortefeux que "dignidad es primero comenzar a disculparse y de inmediato partir".

Pero el ministro del Interior recibió nuevos respaldos desde la gobernante UMP.

"Conozco bien a Hortefeux, es un amigo y es cualquier cosa excepto racista", dijo el portavoz adjunto del partido de Sarkozy, Dominique Paillé, en la emisora RTL.

El diputado oficialista Christian Vanneste aseguró que la condena a Hortefeux demuestra que "la libertad de expresión está amenazada" en Francia.

"Un político puede perfectamente tener un punto de vista sobre la cantidad de inmigrantes que un país puede recibir y sobre los riesgos que implica una inmigración muy importante", afirmó. "Son los electores los que deben juzgar".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.