Easyjet prueba un sistema de detección de cenizas volcánicas

La aerolínea británica de bajo costo Easyjet ensayará en los próximos dos meses un sistema de detección de cenizas volcánicas en el aire, con el que intenta evitar nuevos cierres del espacio aéreo como los registrados en en los últimos meses por la erupción de un volcán islandés.

Image caption El "Avoid" servirá para que los pilotos detecten y eviten las cenizas volcánicas.

El sistema permitirá que los aviones identifiquen partículas potencialmente peligrosas a unos 100 kilómetros de distancia, suficiente para que los pilotos las eviten alterando su ruta.

El presidente de Easyjet, Andrew Harrison, comentó: "Esta tecnología pionera es un golpe de gracia que hará que los problemas a gran escala provocados por las cenizas queden en el pasado".

El sistema se denomina Detector e Identificador de Objetos Volcánicos en el Aire, cuyas siglas en inglés forman la palabra "Avoid", que significa "evitar". Consiste en unas cámaras infrarrojas instaladas en la cola del avión.

Easyjet destinará al proyecto US$1.500.000.

Mapas del cielo

Según el periodista de la BBC Nkem Ifejika, se espera que -una vez que los radares de cenizas estén instalados en cientos de aeronaves- se puedan elaborar mapas en tiempo real de la situación en el cielo y que así la hipotética decisión de cerrar un espacio aéreo se base en datos más fiables.

Lea también: ¿Hasta cuándo habrá ceniza volcánica?

La investigación cuenta con el visto bueno de la Autoridad de Aviación Civil del Reino Unido (CAA, por sus siglas en inglés), el órgano que en diversas ocasiones ha resuelto cerrar los aeropuertos del país ante la amenza de las cenizas del volcán islandés Eyjafjallajokul.

Desde principios de abril, las cenizas del Eyjafjallajokul sembraron el caos en la aviación mundial luego de que las autoridades de buena parte de Europa suspendieran los vuelos por temor a que se dañen los motores de los aviones.

Esta situación afectó a miles de pasajeros y provocó pérdidas millonarias a las compañías, que han criticado duramente a los gobiernos por lo que calificaron de medidas exageradas e innecesarias.

Easyjet ahora busca una alternativa para que, en caso de repetirse el escenario de nubes de cenizas volcánicas a gran altura, las autoridades frenen el tráfico aéreo.

La compañía calcula que los cierres de aeropuertos provocados por el volcán islandés le costó entre US$55 y US$75 millones.

Lea también: La nube costó US$1.700 millones.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.