Derrame en el Golfo: Obama promete "patear traseros"

Barack Obama
Image caption Obama está molesto por las críticas a la respuesta gubernamental a la crisis por el derrame petrolero.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, está molesto con la compañía petrolera británica British Petroleum (BP) pero también con las críticas hacia la gestión gubernamental de la crisis tras el derrame de crudo en el Golfo de México.

La Casa Blanca parece estar reforzando su estrategia de mostrar un actitud más agresiva hacia BP, empresa responsable del incontrolable derrame petrolero que mana en el Golfo de México desde abril pasado.

Este martes, el presidente Obama ofreció una entrevista al programa matutino de la cadena NBC, en el que subió aún más el tono de sus críticas a la petrolera británica y hasta habló de "patear traseros" de los responsables del desastre, calificado como el peor de la historia estadounidense.

Algunos presentadores de televisión de tendencia conservadora y críticos del mandatario demócrata han sugerido que Obama ha perdido mucho tiempo recibiendo información de expertos en Washington y poco contactando a la gente afectada en la zona del problema.

"Yo no me siento a hablar con expertos porque se trate de un seminario colegial, hablamos con ellos porque ellos potencialmente tienen las mejores respuestas y así yo sé los traseros de quienes patear", expresó el mandatario.

"No es un teatro"

Obama ofreció combatir la percepción reflejada en las encuestas de opinión de que el gobierno ha sido lento en la respuesta al accidente y que ha sido peor que la reacción de la administración de George W. Bush al huracán Katrina en 2005.

"Yo estuve allá antes de que los opinadores estuvieran incluso prestando atención al Golfo", afirmó Obama quien dijo que la crisis no era un "teatro" y que "no siempre tengo tiempo de actuar para el beneficio" de las cadenas de noticias.

El presidente negó estar preocupado por el efecto político que podrían tener los desarrollos en el Golfo e insistió en que la Casa Blanca hará las gestiones necesarias para que se complete la limpieza de la zona y se indemnice correctamente a los afectados.

Tras las declaraciones de Obama las acciones de BP perdieron un 2% de su valor en las transacciones de la mañana del martes en Londres, afectadas también por la rebaja en la clasificación de la petrolera que hizo el banco de inversiones Goldman Sachs que la puso en nivel "neutro", cuando antes aconsejaba comprar sus títulos.

Lea: ¿el Katrina de Obama?

El más odiado

En la entrevista, Obama cuestionó directamente al presidente de BP, Tony Hayward, cuyas declaraciones sobre la marcha de los trabajos de emergencia han sido calificadas como "confusas" y hasta "falsas" por congresistas en Washington, así como políticos y pobladores locales afectados por el derrame.

Image caption Hayward se disculpó por haber sugerido al principio que el impacto ambiental seria "muy modesto".

"Él no estaría trabajando para mí después de haber hecho esas declaraciones", aseguró Obama, quien afirmó que no ha hablado "directamente" con el jefe de BP desde que empezó el problema.

La mala imagen que se ha granjeado Hayward –quien en días pasados se quejó del exceso de trabajo asociado al manejo de la crisis y dijo querer que le "regresaran" su vida- podría estar detrás de la maniobra de BP de nombrar un portavoz especial y sacarlo del contacto con los medios.

Hayward se ha disculpado por aquellas palabras y por haber sugerido al principio de la crisis que el impacto ambiental seria "muy modesto".

Sin embargo fue calificado como "el hombre más odiado y despistado de Estados Unidos", por el diario sensacionalista New York Daily News.

Vea: imágenes del daño causado a la vida silvestre

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.