Derrame: Obama regresa al Golfo de México

Barack Obama en Mississippi
Image caption Ésta es la cuarta visita de Obama al Golfo de México.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, empezó su cuarta visita a las playas del Golfo de México afectadas por el derrame de petróleo generado por el accidente en abril pasado de la plataforma de exploración Deep Water Horizon que operaba British Petroleum (BP).

"Estamos minimizando el impacto en el corto plazo y nos estamos asegurando de que tenemos los recursos para la completa recuperación", dijo Obama en las primeras declaraciones de su gira de dos días por la zona.

En un encuentro con los gobernadores con los estados afectados -Luisiana, Mississipi, Alabama y Florida- el presidente insistió en que BP debe responder a los reclamos de indemnización de las personas afectadas "de manera pronta"

El portavoz presidencial Bill Burton dijo a la prensa que la Casa Blanca y BP están "trabajando sobre los detalles" de un acuerdo que permitirá la creación de un fondo independiente que se encargaría de procesar las demandas de indemnización.

Aunque Burton se refirió a "miles de millones de dólares", fuentes del Congreso han asegurado a BBC Mundo que el nivel inicial para ese fondo debería rondar los US$20.000 millones.

Lea: Derrame: Obama pedirá fondo de compensación

Posición más dura

Image caption BP presentó un nuevo plan para aumentar la cantidad de crudo recuperado.

En la estrategia de presentarse como al mando del manejo de la crisis, el presidente Obama debe transmitir a los estadounidenses que tiene la capacidad y la disposición de “hacer pagar” a la empresa británica por lo que muchos consideran ha sido un trabajo negligente en el control del derrame.

Este jueves, dos importantes congresistas demócratas acusaron a BP de haber descuidado los controles de seguridad con los que operaba la accidentada plataforma en el Golfo de México con la intención de reducir los costos de operación.

"Parece que BP repetidamente decidió tomar procedimientos riesgosos para reducir costos y ahorrar tiempo mientras hizo esfuerzos mínimos para contener los riesgos adicionales", expresaron en una carta dirigida a BP, Henry Waxman y Bart Stupak, los principales demócratas en el Comité de Energía y Comercio, que el jueves recibirá a los directivos de la petrolera.

En las instancias oficiales se viene expresando "insatisfacción" con BP, como demuestra el que el fin de semana la Guardia Costera le exigiera perfeccionar el sistema de recolección que logró poner en funcionamiento la semana pasada.

La petrolera británica respondió presentando un plan que les permitiría estar capturando para fines de junio hasta 8 millones de litros de crudo, unas cuatro veces la cantidad que está logrando actualmente sacar hasta buques tanque.

Sin embargo, los técnicos aclaran que la fuga petrolera submarina no estará totalmente cerrada hasta agosto cuando se terminen los dos pozos alternos que perforan actualmente.

Turismo anti-crisis

Image caption Obama invitó a los turistas a que visiten la zona del Golfo en sus vacaciones de verano.

Obama aprovechó su primera presentación ante la presa durante la gira para remarcar una invitación a los turistas para que aprovechen visitar la zona del Golfo en sus vacaciones de verano.

"La gente quiere saber qué pueden hacer para ayudar a los amigos de aquí. Bueno, una de las mejores maneras de ayudar es venir acá y disfrutar la gran hospitalidad", dijo el presidente Obama para quien el turismo puede ayudar la economía local.

"Todavía hay una gran oportunidad para que los visitantes vengan acá. Hay una gran cantidad de playas que no han sido todavía afectadas, o que no van a ser afectadas. Y queremos asegurarnos que la gente que tenga planes de viaje a la zona del Golfo tenga eso en cuenta".

La costa del Golfo debería estar experimentando por estos días los beneficios el inicio de la temporada vacacional estadounidense.

En cambio, sobre todo en Luisiana y Mississippi, decenas de hoteles y restaurantes han cerrado sus puertas ante la cancelación de reservas, dejando cesantes de miles de trabajadores temporales que contratan para manejar el tradicional aumento de la demanda durante el verano.

También los pescadores, y en general la industria asociada al mar, han sufrido por el hecho de que un tercio de las aguas del golfo han sido vedadas para la pesca ante el temor de contaminación de las especies.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.