Murió Robert Byrd, el senador más longevo de Estados Unidos

Robert Byrd
Image caption El senador más longevo en el Congreso de EE.UU. murió este lunes.

El senador demócrata por el estado de Virginia Occidental, Robert Byrd, murió en la madrugada de este lunes tras haber permanecido varios días hospitalizado por lo que se pensó, al principio, que era agotamiento por calor y deshidratación.

Tenía 92 años, 50 de los cuales los pasó en la cámara alta, lo que lo convirtió en el senador que más tiempo conservó su curul en la historia del Senado. En 2006 había ganado noveno período -triunfo sin precedentes- con el 64% de los votos.

Por su antigüedad, era el tercero en la sucesión presidencial detrás del vicepresidente Joe Biden y de la presidenta del Congreso, Nancy Pelosi.

Byrd era un legislador a la antigua que recitaba poesía, leía la Biblia o daba clases magistrales sobre campañas militares de la antigua Grecia en los debates de la Cámara, pero era una de las voces más respetables y más razonables, según sus colegas.

No siempre fue así. En medio siglo de servicio, Byrd acumuló mucho poder y tomó varias decisiones contradictorias, de algunas de las cuales dijo arrepentirse, como su breve pertenencia al grupo supremacista blanco Ku Klux Klan o su oposición al movimiento de derechos civiles.

Vietnam sí, Irak no

Era considerado un "animal parlamentario". En 1952 fue elegido representante por Virginia Occidental y en 1958 llegó al Senado. En 1976 intentó infructuosamente la nominación demócrata para la presidencia.

Entre 1976 y 1989, Byrd fue el líder de la bancada demócrata en el Senado, a veces en mayoría, otras en minoría.

Cuando el partido decidió buscar una voz más joven para el puesto, se le dio la presidencia del poderoso Comité de Asignaciones, que controla buena parte del presupuesto del gobierno federal, un cargo que ejerció hasta el año pasado.

El senador Byrd no se unió a la mayoría de sus compañeros de partido que votaron a favor de la guerra en Irak que proponía el entonces presidente George Bush. En cambio, tres décadas antes había apoyado la estrategia militar en Vietnam.

"La gente se está dando cuenta cada vez más que estamos engañados, que los líderes de este país desdibujaron o exageraron la necesidad de invadir Irak", dijo durante aquellos debates .

Cuando en mayo de 2008 Byrd ofreció su respaldo a Barack Obama para la presidencia, citó la necesidad de "sacar al país de esta costosa desventura" como una de las razones de su endoso al entonces colega senador de Illinois.

El mayor filibustero

Haber respaldado al primer presidente negro de la historia de Estados Unidos es una muestra del largo viaje político y personal que hizo Byrd en su carrera política.

Es famoso el discurso de 14 horas y 13 minutos que pronunció en 1964, como parte dela maniobra para impedir la aprobación de la Ley de Derechos Civiles.

Image caption Byrd se opuso a la guerra en Irak.

Esa maniobra, que se conoce como filibuster, ha sido la más prolongada de la historia del Senado estadounidense

Nacido en un hogar pobre de Carolina del Norte, Byrd se graduó de bachillerato pero no tenía medios para entrar a la universidad.

Trabajó en una estación de gasolina, luego como carnicero, y después como soldador en los astilleros durante la II Guerra Mundial.

Por aquellos años se vinculó al grupo racista sureño, Ku Kux Klan. Uno de sus líderes le dio la idea de presentarse al parlamento local, puesto que ganó en 1946 empezando su carera legislativa.

Por muchos años su militancia en el Ku Kux Klan fue una mancha que persiguió a Byrd, quien luego aseguró que se había unido a ese grupo porque pensaba que era una organización anticomunista.

En las últimas décadas, Byrd siempre se disculpó por su pasado racista y por aquel histórico filibuster. Más de una vez dijo que la intolerancia no tenía cabida en el Estados Unidos contemporáneo y evolucionó hacia posiciones moderadas -y a veces hasta liberales- en temas sociales y financieros.

"Bob es una enciclopedia viviente y los cementerios legislativos están llenos de los huesos de aquellos que lo subestimaron", aseguró una vez el congresista demócrata de Texas, Jim Wright. El aludido enmarcó esas palabras y las puso en su oficina.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.