EE.UU: Peláez podría quedar libre en caso de espionaje

Vicky Peláez
Image caption Peláez deberá pagar una fianza de US$250.000 para salir de prisión.

Tras hora y media de audiencia en un tribunal federal de Nueva York, este jueves la periodista peruano-estadounidense, Vicky Peláez, recibió el beneficio de salir en libertad bajo fianza y quedar en arresto domiciliario mientras se la juzga por su supuesta pertenencia a una red de espías rusos.

El juez Ronald Ellis fijó la fianza en US$250.000, que de ser pagados, podrían permitir a Peláez quedarse en su casa del norte de Nueva York a partir del próximo martes, bajo custodia y llevando un brazalete electrónico para que la policía pueda monitorear su ubicación.

"En contraste con los demás acusados, ella no parece estar entrenada, es ciudadana estadounidense y no hay indicaciones que haya utilizado identidades falsas. Sin embargo, ella no es inocente (…) la evidencia sugiere que sabía lo que estaba sucediendo", dijo el juez Ronald Ellis al justificar su decisión.

Los representantes de Peláez insisten en que su cliente no es culpable de los cargos que se le imputan: lavado de dinero y ser agente de un gobierno extranjero.

El juez le concedió el beneficio pese a que su esposo, alias Juan Lázaro, habría confesado a la fiscalía que sí trabajó como espía ruso y que Peláez le habría ayudado a transportar dinero a un país sudamericano que no fue identificado en los papeles que se presentaron este jueves en el tribunal.

Lea también: Confiesa "espía ruso"

Peligro de fuga

En las audiencias de fianza no se debate la culpabilidad o inocencia de los acusados ni los méritos de los cargos, sino sólo el derecho de las personas a esperar su juicio en libertad, lo que es la norma según los códigos legales estadounidenses.

Lea también: EE.UU. arresta a once "espías rusos"

La parte acusadora aseguró que Peláez y "Lázaro", así como los esposos Richard y Cynthia Murphy, también indiciados, implicaban un "riesgo de fuga, ya que contarían con muchos ayudantes".

El abogado acusador, Michael Farbiarz, dijo durante la sesión que "hay muchos oficiales rusos en los EE.UU. que estarían trabajando activamente" dentro de lo que definió como una conspiración que pondría a disposición "una poderosa y sofisticada red que pueden usar (para escapar) si son liberados bajo fianza".

El juez decidió que los esposos Murphy seguirán en prisión, mientras que pospuso la audiencia de fianza para Lázaro.

Ni Lázaro, ni uruguayo

Entre los argumentos para oponerse a la concesión de fianza, la fiscalía presentó la supuesta confesión de Lázaro, quien habría dicho que no nació en Uruguay, que no se llama Juan Lázaro y que la casa que comparte con Peláez en Yonkers, suburbio al norte de Nueva York, era pagada por sus jefes rusos.

Lazaro inculpó a su esposa, asegurando que ella llevó cartas al Servicio de Inteligencia de Rusa, al que dijo ser "leal" y para el que se sacrificaría más que por su propio hijo.

Image caption Simpatizantes de la periodista peruana afirmaron que es inocente pese a la confesión de su marido.

Según reporta El Diario-La Prensa, para el que trabaja Peláez, los familiares de la periodista aseguran que Lázaro habría confesado bajo presión.

"Es una persona mayor y no escucha el inglés. Lo han forzado", aseguró el hijo mayor de Peláez, Waldo Mariscal, a la salida del tribunal en un fugaz encuentro con los medios.

La desaparición del acusado numero once, Christopher Metsos, quien tras ser detenido en Chipre y dejado en libertad no se ha vuelto a presentar al tribunal, no era buen augurio para los esfuerzos de la defensa de obtener la liberación de sus clientes.

Desaparece en Chipre uno de los presuntos espías

"Trampa" contra Peláez

Mientras tanto, fuera de la corte, decenas de periodistas de varias partes del mundo que esperaban el resultado de la audiencia. Entre los equipos de televisión se podían ver canales de Rusia, Perú, Reino Unido y los principales medios de comunicación estadounidenses.

Sólo un puñado de personas respondió al llamado que habían hecho organizaciones hispanas por internet para mostrar solidaridad con la periodista.

A pesar de enterarse de la "confesión" de alias Juan Lázaro, los manifestantes ratificaron su fe en la inocencia de Peláez.

"Bueno pero si a ti o a mí me ponen una pistola en el cuello, yo voy a decir todo lo que tu quieras. Voy a decir que soy terrorista, que soy narcotraficante, cualquier cosa", le dijo a BBC Mundo Israel Galindo, un mexicano que dijo representar a la Iglesia San Romero de las Américas.

Todos los que mostraban su solidaridad con Peláez aseguran que la acusación en su contra busca "callar sus críticas" contra el gobierno estadounidense.

"Creemos en ella, en las críticas que hace de los malos gobiernos", dijo Hortensia Coronado, una mexicana con residencia en Nueva York.

Lea también: Vicky Peláez, el misterio de la "espía" peruana

Un poco más allá, uno de los que había acudido a apoyar a Peláez, pero que no quiso dar su nombre ni ser grabado, aseguró a BBC Mundo que “ante las nuevas informaciones debemos esperar y no hacer juicios a priori”.

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.