Abusos en la Iglesia Católica: una sentencia y una concesión

John Sidney Denham
Image caption John Sidney Denham fue condenado a casi 20 años de prisión.

El escándalo de pederastia y abusos físicos a menores que sacude a la Iglesia Católica en varias partes del mundo dio un nuevo giro, esta vez con una condena y una concesión.

Mientras en Australia un sacerdote fue sentenciado a casi 20 años de prisión por abusar sexualmente de niños, en Alemania un obispo que renunció tras ser acusado de golpear a menores podría reincorporarse a sus funciones pastorales.

Todo esto se produce al tiempo que el líder religioso de Irlanda del Norte y fundador de la Iglesia Libre Presbiteriana de Ulster, el reverendo Ian Paisley, criticó la visita del papa Benedicto XVI a Reino Unido en agosto y dijo que el pontífice no debió sido invitado.

Los últimos meses han sido especialmente duros para el Vaticano, que se ha visto sacudido por escándalos de abusos a menores con denuncias que han llegado desde diversos países.

"Pederasta repugnante"

En Australia, el sacerdote católico John Sidney Denham, de 67 años, se declaró culpable de una serie de cargos vinculados con abusos sexuales de 25 niños en escuelas públicas de Nueva Gales del Sur entre 1968 y 1986.

El juez afirmó que sus acciones "contribuyeron a una cultura de miedo y depravación".

Denham pidió perdón a las víctimas y a sus familiares. Dijo que se veía a sí mismo como un "simple pedófilo repugnante".

El clérigo fue sentenciado a 19 años y diez meses de cárcel por crímenes que incluyen actos sexuales contra niños de entre cinco y 16 años.

Los familiares de las víctimas recibieron con beneplácito la condena, pero insistieron en que la Iglesia Católica debe responder por lo sucedido.

¿Regreso al trabajo?

Entre tanto, el Benedicto XVI le dijo al obispo alemán Walter Mixa que debía retirarse por un tiempo para recibir tratamiento y buscar la reconciliación si quería reincorporarse a sus funciones en el futuro.

El clérigo de Augsburgo, en Baviera, ha sido acusado de cometer irregularidades financieras y de abusar físicamente de niños que estaban bajo su cargo.

Image caption El obispo de Augsburgo ha sido acusado de abusar físicamente de niños que estaban bajo su cargo.

Según el corresponsal de la BBC en Roma, David Willey, Mixa parece haber recibido un tratamiento mucho más indulgente del Papa que el que ha sido propuesto por autoridades eclesiásticas en otros países.

En Estados Unidos, Reino Unido, Irlanda y Bélgica actualmente se aplica una política de cero tolerancia en todos los casos de abuso sexual por parte de sacerdotes, precisó Willey.

Por otra parte, el reverendo Ian Paisley criticó la próxima visita papal al Reino Unido y dijo que ésta ha sido organizada bajo una esfera de secretismo.

Paisley también se pronunció sobre los casos de pederastia en la Iglesia Católica.

"Algo terrible sucedió en Irlanda. Sacerdotes, monjes y monjas participaron en actos vergonzosos con personas jóvenes y no hemos visto que el Vaticano tome una postura enérgica sobre el tema; la respuesta ha sido débil", comentó.

Hace algunos meses, el Papa escribió una carta pastoral a los católicos de Irlanda expresando su vergüenza y arrepentimiento por los miles de casos de pederastia en el país y prometió hacer todo lo posible para asegurar que ese tipo de abusos nunca vuelvan a suceder.

Escándalos

La Iglesia Católica está inmersa en un escándalo tras ser acusada de encubrir casos de abusos por parte de sacerdotes. La mayoría de las recientes revelaciones surgieron en Europa y en Estados Unidos.

Sacerdotes en América Latina también han sido salpicados por los escándalos. Clérigos han sido arrestados en países como Brasil, Argentina y Chile, tras ser acusados de pederastia.

En lo que se interpreta como una respuesta a las críticas recibidas por el manejo de todos estos casos, el Vaticano divulgó en su sitio de internet la "Guía de la Congregación para la Doctrina de la Fe" con el fin de afrontar esos hechos.

En ésta, por primera vez la Iglesia Católica dice explícitamente que los obispos y otros religiosos de alto rango deben denunciar ante la policía los incidentes de pederastia cometidos por sacerdotes.

La guía establece que hay que acusarlos "siempre" ante las autoridades civiles.

También dice que, en los casos más graves, el Papa puede directamente remitir al ámbito laico al cura pederasta, sin pasar por el juicio canónico.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.