EE.UU.: sigue inconclusa la investigación sobre muerte de mexicanos en la frontera

Escena del asesinato del joven mexicano
Image caption El agente estadounidense que al parecer mató al adolescente fue suspendido.

A 30 días de la muerte del adolescente mexicano Sergio Adrián Hernández, sigue inconclusa la investigación del gobierno de Estados Unidos sobre el incidente ocurrido en la frontera entre Ciudad Juárez y El Paso, en Texas.

Igualmente continúan sin esclarecese las circunstancias que condujeron al fallecimiento del también mexicano Anastasio Hernández Rojas, quien perdió la vida en mayo después de ser detenido y recibir descargas eléctricas por parte la patrulla fronteriza en San Diego, California.

La portavoz de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) en El Paso, Andrea Simmons, le dijo a BBC Mundo que el caso de la muerte de Hernández, de 14 años, "aún está bajo investigación".

Simmons se rehusó a ofrecer más detalles sobre el curso de la pesquisa y agregó que es natural que se haya prolongado, ya que "una investigación puede tomar varios meses".

El joven murió el 9 de junio después de que un oficial de la Patrulla Fronteriza le disparara a un grupo de emigrantes que, aparentemente, le arrojaron piedras.

El fallecimiento del adolescente fue captado en video por un teléfono celular. Las imágenes, reporducidas por los medios de comunicación, recorrieron el mundo.

Tras la protesta del gobierno mexicano, se informó que el agente fronterizo estadounidense que disparó contra el grupo de inmigrantes fue suspendido de sus funciones y que varias agencias de Estados Unidos -encabezadas por el FBI- investigaban el caso.

Lea también: México reclama a EE.UU. por muerte de un adolescente

Homicidio en San Diego

Por su parte, el portavoz de la policía de San Diego, Jim Collins, le comentó a BBC Mundo que la indagación sobre la muerte de Hernández Rojas está a punto de concluir y que el informe será entregado a la fiscalía "posiblemente la próxima semana".

Collins advirtió que la policía no divulgará a la prensa los resultados de la pesquisa, que se inició horas después del incidente ocurrido en el cruce fronterizo de San Ysidro, el 28 de mayo.

El 3 de junio, el médico forense del condado de San Diego catalogó como homicidio la muerte Hernández Rojas, quien tenía 32 años, era padre de cinco hijos y llevaba 25 años residiendo y trabajando en Estados Unido sin los debidos documentos migratorios.

Lea también: Declaran como homicio muerte de indocumentado

Después de que el inmigrante fuera trasladado a un hospital el 28 de mayo, la policía informó que el indocumentado había sido detenido y esposado por la Patrulla Fronteriza e iba a ser deportado, pero que cuando le quitaron las esposas intentó huir.

Los oficiales lo detuvieron, lo golpearon y le aplicaron descargas eléctricas hasta que quedó inconsciente, según la versión oficial.

Testigos que cruzaban la frontera dijeron a organizaciones de derechos humanos que los agentes seguían golpeando a Hernández Rojas a pesar de que ya no se movía, al mismo tiempo que del lado mexicano había personas que les exigían que dejaran de golpearlo.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.