El millonario de los túneles de Gaza

Mientras muchos gazatíes viven en la pobreza, un refugiado ha usado la red ilegal de túneles por los que se contrabandean suministros para hacerse millonario.

Image caption Ropa y zapatos han estado llegando recientemente a Gaza.

Sentado en el tupido césped con sistema de regadío que rodea su palaciega mansión en el sur de la Franja de Gaza, Abu Nafez parece un futbolista de la Liga Premier.

Con apenas 25 años, es delgado, apuesto, con una quijada perfectamente delineada y una barba prolija.

Se rumorea que Nafez es un millonario de Gaza. Un millonario de túnel.

Y su historia es la típica: de la más execrable pobreza a la más increíble riqueza.

Llena de agujeros

Abu Nafez nació en un campamento de refugiados en la ciudad de Rafah, en el sur de Gaza, justo en la frontera con Egipto.

Image caption La zona de Rafah fue durante varios años el paraíso del contrabando.

Al menos por cinco años, este lugar fue el paraíso del contrabando. La blanda arena del desierto en que se asienta la ciudad está lleno de túneles hacia Egipto. Si se pudiera cortar una rebanada de suelo bajo Rafah la encontraríamos llena de agujeros, como un queso suizo.

Como miles de jóvenes en Rafah, Abu Nafez comenzó a los 17 años como excavador de túneles. Trabajo exigente, peligroso, sucio.

Cientos de personas han muerto en la industria del subsuelo, aplastadas o asfixiadas debido al derrumbe de los túneles.

En cuestión de cuatro años, Abu Nafez ya era un empresario y cavaba sus propios túneles.

Para entonces, tenía cien empleados y contrabandeó millones de dólares en bienes hacia la Franja de Gaza. Papas fritas, café, cocinas, vacas, y hasta autos... sí, tal cual: flamantes automóviles.

Lujos fruto de lo prohibido

Sentados en su jardín, le pregunto cuánto ganó. Una sonrisa discreta le cruza los labios mientras bebe un sorbo de té de menta.

"Más de US$150.000 al año", admite reticentemente. Su rostro parece indicar que era mucho más.

Los lujos no abundan en Gaza, pero sí en la casa de Abu Nafez. Montones.

Separada del camino por una maciza reja de fierro forjado, los opacos ventanales reflejan el sol del crepúsculo.

El estilo, palestino con un toque único: una extensión de chalet alpino, con techo de madera que, hasta donde sé, que no tiene par en Gaza.

Fin del auge

La lujosa mansión es el fruto de los esfuerzos de Abu Nafez. Pero el negocio de los túneles casi ha desaparecido tras la decisión de Israel de suavizar el bloqueo a Gaza.

Image caption En sólo unas semanas, el 80% de los túneles dejó de operar.

En sólo unas semanas, dice, el 80% de los túneles ha dejado de operar, incapaz de competir con los productos más baratos, y de mejor calidad, que llegan ahora desde Israel.

¿Para qué comprar una caja de cereal polvorienta, trasladada clandestinamente desde Egipto cuando se puede comprar una caja israelí nueva por dos tercios del precio?

En cualquier caso, el dinero no sobra en Gaza, donde casi el 40% de la gente está desempleada.

En realidad, casi nadie puede comprar cereales, israelíes o de otro lugar, porque cuestan casi cinco dólares la caja, mucho más caro que en Londres o Nueva York.

¿Conocimiento para exportar?

El bloqueo israelí sólo se ha suavizado, no se ha levantado totalmente. Es improbable que la economía de la Franja de Gaza se recupere. Todavía va ser difícil conseguir la gravilla y la arena requeridas para la construcción.

Los israelíes dicen que los materiales de construcción necesitados urgentemente en Gaza sólo pueden ser entregados a Naciones Unidas. La ONU dice que está recibiendo apenas una fracción de lo que necesita.

El bloqueo marítimo se mantiene y las exportaciones siguen prohibidas.

Además, el movimiento de las personas es restringido: a menos de que estén muy enfermos, es extremadamente difícil para los gazatíes salir.

A pesar de su riqueza, Abu Nafez no ha salido nunca legalmente de Gaza. Afirma que una vez cruzó ilegalmente a Egipto, pero fue arrestado.

Le pregunto adónde le gustaría viajar con todo su dinero. "A Turquía", responde con una mueca.

Me río y le digo que fueron los turcos, con su flotilla, los que indirectamente le liquidaron el negocio.

"Sí", responde. "Pero estoy feliz de que el bloqueo se esté terminando y que los turcos hayan hecho algo por los palestinos".

Y ¿qué va a hacer ahora que se acabó su negocio?

Algunos cavadores de túneles bromean con la posibilidad de exportar sus conocimientos. Hablan de quizás establecerse en la frontera mexicano estadounidense, para contrabandear gente o drogas a Estados Unidos.

"LLévenme y me apunto", es la rápida respuesta de Abu Nafez.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.