Lula busca la prohibición de los castigos físicos a los niños

Luiz Inácio Lula da Silva
Image caption La proposición se basa en la experiencia de más de 20 países.

El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, envió un proyecto de ley al Congreso de Brasil para que se prohíba el castigo físico a los niños.

La propuesta convertiría en ilegal cualquier trato cruel o degradante que humillase o amenazase seriamente la integridad de los niños, incluidos los castigos corporales como azotes, palmadas o cachetadas.

El presidente declaró que la ley no tiene la misión de evitar que los padres eduquen a sus hijos.

"Nadie quiere que prohibir que una madre sea madre ni que un padre sea padre. Lo que queremos es mostrar que es posible hacer las cosas de otra manera", afirmó el mandatario.

Bajo la actual legislación, el abuso a los niños resulta ilegal, pero la ley prohibiría a padres y guardianes dar cachetadas o palmadas a los niños.

Tratamiento psicólogico

Los padres que sigan pegando a sus hijos serán reprendidos con un primer aviso, y aquellos que reincidan podrían ser enviados a recibir tratamiento psiquiátrico o clases de protección de menores.

En los hogares en los que el problema persistiese se produciría entonces la intervención de los servicios de protección de menores de Brasil.

"Todo el mundo sabe que en la época de la palmatoria no se educaba mejor que en la época del diálogo", afirmó Lula da Silva, anticipándose a las posibles críticas.

El presidente también afirmo que "si los castigos o los latigazos resolvieran los problemas no tendríamos tanta corrupción y tanto bandido en este país".

Lula, quien creció en una familia pobre junto a siete hermanos, afirmó también en su discurso que se sentía afortunado de que su madre nunca le hubiera pegado y de que él hubiera seguido su ejemplo en su propia familia.

El mandatario defendió, además, un mayor diálogo entre padres e hijos en cuestiones como el sexo y las drogas y que los padres dediquen más tiempo a sus hijos.

La propuesta se basa en la legislación de más de 20 países donde el uso del castigo corporal es ilegal.

Todavía debería ser aprobada por las dos Cámaras del Congreso antes de convertirse en ley.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.