Corea del Norte: denuncian condiciones del sistema de salud

Norma Kang Muico
Image caption La investigadora Norma Kang Muico presentó el informe con las denuncias.

Un informe de Amnistía Internacional puso en evidencia que el sistema de salud de Corea del Norte es incapaz de cubrir las más básicas necesidades de la población.

Basado en 40 entrevistas con desertores y con personal sanitario que trabaja con norcoreanos, la organización de derechos humanos denuncia que los hospitales carecen de condiciones básicas para funcionar.

Amputaciones sin anestesia o cirugías que, de practicarse de noche, tienen que ser hechas a la luz de velas, son parte del panorama descrito por el documento.

Como apunta el corresponsal de la BBC en Seúl, John Sudworth, los testimonios denuncian que muchos médicos exigen pagos y quien no los puede sufragar, virtualmente, carece de cobertura sanitaria.

"Amnistía Internacional encontró que los médicos reciben pagos por casi todos los servicios. En cigarrillos, alcohol o comida por las consultas y en dinero efectivo por las pruebas y las cirugías", apunta Sudworth.

Eso, pese a que Pyongyang proclama que el gobierno comunista garantiza la cobertura médica a toda la población.

Fracaso

"Corea del Norte ha fracasado en proveer lo más básico en materia de salud. Esto es además especialmente cierto para los que son demasiado pobres como para pagar", denuncia la vicedirectora para Asia-Pacífico de Amnistía Internacional, Catherine Baber.

"Los norcoreanos tienen una necesidad crítica de ayuda médica y alimentaria. Es crucial que la ayuda a Corea del Norte no sea usada con fines políticos por los donantes", agrega Baber.

El informe, titulado El despedazado estado de la salud en Corea del Norte, apunta que la situación se ve empeorada por los problemas de malnutrición que asolan al país.

"Recibíamos 15 kilos de maíz y uno o dos de arroz al mes. Para estirarlo, hacíamos alcohol del maíz y nos comíamos los sedimentos que dejaba. Era difícil por el sabor amargo, pero estábamos hambrientos".

Con este testimonio de Lee, una mujer de 39 años de la provincia de Chongjin, se abre el informe.

La organización documenta cómo la malnutrición crónica ataca al sistema inmunitario de la población y sirve de caldo de cultivo para epidemias.

El texto también cita un informe del Programa Mundial de Alimentos de la ONU, según el cual "la progresiva mejora en seguridad alimentaria en Corea del Norte entre 2001 y 2005 se ha revertido en los últimos años".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.