¿Qué quiere saber de la ley de Arizona?

Frontera de Arizona

Ley de Inmigración de Arizona estaba programada para entrar en vigor este jueves, pero una parte importante de las medidas que contempla la ley quedaron suspendidas tras una medida cautelar de una jueza que estudia las demandas del gobierno federal estadounidense contra la aplicación de la norma.

Con su fallo del miércoles la jueza federal Susan Bolton restringió temporalmente el alcance de la medida, conocida con el código SB 1070, y de momento no se podrá aplicar una provisión que autorizaría a la policía del estado de Arizona a solicitar documentación a quienes considerara "razonablemente sospechosos" de estar ilegalmente en suelo estadounidense.

Vea: Claves de la ley de Arizona

La jueza señaló que bloqueó varios componentes de la ley porque socava la potestad del gobierno federal de establecer las normas migratorias del país.

No obstante, la mera amenaza de la aplicación de la polémica ley ya ha transformado a ciudades como Phoenix, donde muchos habitantes temen por las repercusiones de la norma.

Éste fue el diario y las crónicas, escritas desde el lugar, en el que compartí mis impresiones y respondí a las preguntas de los lectores de BBC Mundo de cómo se vivieron los días antes de la entrada en vigor de la ley.

Nueva redada. 29 de julio, 7 PM

Siguen las manifestaciones. 28 de julio, 6 PM

Image caption La medida cautelar impide que entre en vigor gran parte de la ley de Arizona.

A pesar de que la jueza Susan Bolton bloqueó las partes más controversiales de la ley de Arizona, el ambiente sigue caldeado en Phoenix, especialmente en el centro de la ciudad donde están localizadas las principales oficinas del gobierno.

Los manifestantes continúan reunidos frente al Capitolio, y aunque están celebrando el fallo de Bolton como una conquista de los que defienden los derechos civiles en EE.UU., permanecen los afiches que reclaman una reforma migratoria y aún se escuchan consignas denunciando lo que califican como una campaña en contra de los inmigrantes en el estado.

Varios de los líderes comunitarios con los que conversé en el jardín del Capitolio insistieron en que el fallo de este miércoles es apenas un triunfo en la larga batalla para que se regularice la situación de millones de personas que viven en EE.UU. sin papeles.

Por el otro lado, la gobernadora Jan Brewer se mostró desafiante al declarar ante los periodistas que la decisión de Bolton es sólo una piedra en el camino. Lo mismo hizo el sheriff Joe Arpaio que ha anunciado una de sus célebres redadas para este jueves.

Al enterarme de la decisión de la jueza federal de inmediato recordé la expresión de esperanza de varios de los jornaleros con los que conversé este martes en el sector de Guadalupe.

Los inmigrantes indocumentados de origen mexicano, reunidos en una esquina esperando que pasara algún contratista que les ofreciera trabajo, me habían dicho que no pensaban marcharse de Arizona porque estaban seguros de que la ley no entrará en vigencia.

Pero la jueza no tocó la provisión de la ley que declara como crimen el detener un vehículo para recoger a jornaleros diarios o que estos trabajadores se monten en el vehículo si hacerlo impide el movimiento normal del tráfico.

El diario local, The Arizona Republic publica este miércoles una historia que responde en parte la pregunta del lector Nicolás F.A. Burón, de Rancagua, Chile, sobre el impacto que podría tener la legislación sobre el turismo del estado.

Según el periódico a pesar de la salida de muchos inmigrantes y los anunciados boicots a la ciudad, la ocupación en los hoteles se incrementó en mayo en 6,5% y en junio en 10,6% en comparación con el mismo periodo del año pasado.

Ahora bien, si la ley fuera a ser implementada en su totalidad, podría afectar el turismo desde México, que es parte importante de la economía estatal. Un estudio reciente revela que cada día los visitantes mexicanos gastan más de US$7.350.000 en tiendas, restaurantes, hoteles y otros negocios de Arizona.

Desde Chiapas, México, Isabel Aguirre quiere saber qué postura ha tomado el gobierno de su país frente a la SB 1070. En una declaración emitida este miércoles, la Cancillería mexicana reconoció el fallo de la jueza Susan Bolton y aseguró que continuará tomando medidas para proteger los derechos civiles de los mexicanos que enfrenten dificultades en Arizona a causa de la ley.

Además, el gobierno mexicano se sumó en junio pasado a una demanda colectiva contra la legislación.

Por su parte, también desde México, Plinio González pregunta si la SB 1070 contempla algún tiempo mínimo o máximo para que la persona interrogada compruebe su estancia legal.

Con el bloqueo dispuesto por la jueza federal a partes de la ley, los residentes de Arizona que parezcan "razonablemente sospechosos" no se verán en la obligación de mostrar sus documentos migratorios

Locales vacíos. 27 de julio, 11 PM

Image caption En restaurantes como este ya no se ve la afluencia de clientes de tiempos anteriores.

¿Una ciudad dividida? 27 de julio, 8 PM

Image caption En Phoenix, un grupo de hispanos estudia inglés. El 41,5% de la población es latina.

Tras varios inconvenientes con mi vuelo desde Los Angeles finalmente llegué a Phoenix, la capital de Arizona, donde el ambiente es de expectativa ante la proximidad de la puesta en efecto de la ley que criminaliza la inmigración de indocumentados.

Las contradicciones del estado de Arizona respecto al tema migratorio son latentes en esta ciudad donde el 41,5% de sus residentes es de origen hispano.

Una estadounidense que me atendió en la agencia de alquiler de autos descartó que exista tensión en la ciudad por la polémica legislación.

Pero ella dijo que considera que la medida es demasiado severa. Y que tiene amigos hispanos "que lo han hecho todo bien" y que van a ser afectados por la legislación, refiriéndose a inmigrantes con papeles.

Conversé también con un grupo de jornaleros mexicanos indocumentados quienes me hablaron del temor que reina entre la comunidad hispana.

Los inmigrantes aseguraron que muchos ya se han ido a otros estados o a sus países de origen.

"Donde antes trabajaban 20 ahora hay ocho" dijo uno de los hombres que prefirió no ser identificado.

Lea: También hay hispanos a favor de la norma de inmigración de Arizona

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.