Fuentes de Estados Unidos piden a Wikileaks no seguir publicando

Julian Assange, fundador de Wikileaks
Image caption Assange rechazó las críticas de funcionarios estadounidenses.

Fuentes estadounidenses le solicitaron al sitio de internet Wikileaks que no publique otros 15.000 documentos clasificados sobre la guerra de Afganistán.

Los documentos fueron filtrados junto a otros 75.000 que ya aparecieron en la internet.

Por su parte, el fundador de Wikileaks, Julian Assange, negó la acusación del Pentágono de que tiene las manos manchadas de sangre por haber publicado miles de documentos secretos de la guerra afgana.

Assange declaró el viernes en una entrevista a la BBC que no existen pruebas de que algún informante haya muerto por culpa de las filtraciones.

Sus declaraciones se conocen un día después de que el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas estadounidenses, almirante Mike Mullen, dijera que era posible que soldados o civiles afganos hubiesen muerto por cuenta de las revelaciones de Wikileaks.

Assange, a su vez, acusó en el programa Newshour de la BBC al gobierno estadounidense de tratar de desviar la atención de las miles de muertes causadas por la guerra en Afganistán.

"Debemos preguntarnos por qué el Pentágono se centra en la hipótesis de que tengamos sangre en nuestras manos, aunque no hay prueba de que eso sea verdad, si se tienen en cuenta las 20.000 vidas perdidas en Afganistán y que están documentadas en nuestro material".

Añadió que había contactado a las autoridades estadounidenses para que examinasen el material antes de su publicación.

"Continuaremos exponiendo"

Assange dijo que Wikileaks seguirá revelando filtraciones: "Continuaremos exponiendo los abusos cometidos por EE.UU. y otros gobiernos".

El contenido de los documentos, a los que Wikileaks ha llamado "el diario de la guerra afgana", fue anticipado el domingo por varios diarios.

Entre otras aseveraciones, se incluyen referencias a muertes de civiles de las que no se tenía conocimiento, la supuesta colaboración de los servicios secretos paquistaníes con los talibanes en Afganistán y el presunto uso por talibanes de misiles tierra-aire contra los aviones de las fuerzas aliadas.

Mullen criticó duramente a Assange en una rueda de prensa: "Assange puede decir lo que quiera sobre el bien superior que él y que sus fuentes creen que están haciendo, pero la verdad es que podrían ya tener en sus manos la sangre de algún joven soldado o de una familia afgana".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.