Siria y Arabia Saudita promueven paz en Líbano

El rey Abdulá de Arabia Saudita y el presidente de Siria, Bashar al-Assad, se reunieron este viernes en Beirut con dirigentes libaneses en una visita sin precedentes para intentar calmar tensiones entre diferentes grupos religiosos.

Image caption Arabia Saudita y Siria buscan calmar tensiones entre sunitas y chiitas en Líbano.

El grupo militante chiita Hezbolá reaccionó airadamente ante informes de que sus dirigentes podrían ser procesados en el marco de una investigación de la ONU del asesinato del ex primer ministro libanés, Rafik al-Hariri.

Siria respalda a Hezbolá y Arabia Saudita tiene gran influencia sobre la comunidad sunita y Saad al-Hariri, el actual primer ministro e hijo del asesinado ex gobernante.

Ambos se comprometieron a trabajar conjuntamente para prevenir nuevos conflictos en Líbano.

Asad y el rey Abdulá jugaron un papel clave para poner fin a los cinco meses de estancamiento político que antecedieron la formación de un gobierno de unidad en Líbano en noviembre pasado que incluye a Hezbolá.

Reaproximación con Damasco

La situación en Líbano se había calmado en estos últimos meses. Saad Hariri visitó Damasco en dos ocasiones para dialogar con el presidente Assad y relegó a un segundo plano sus acusaciones de que Siria fue el responsable de la muerte de su padre.

Sin embargo las tensiones recrudecieron en días recientes cuando el líder de Hezbolá, el jeque Hassan Nasralá, señaló que no acepta la investigación de la ONU y agregó que el tribunal había sido politizado y formaba parte de un "proyecto israelí".

El corresponsal de la BBC en Beirut, Jim Muir, señaló que si se concretan las acusaciones del tribunal de la ONU hay temores de nuevos actos de violencia sectaria entre la los chiitas y sunitas como sucedió en 2008.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.