Derrame: BP inicia "sellado definitivo" del pozo en el Golfo de México

Trabajos en los alrededores del pozo de BP en el Golfo de México.
Image caption Los trabajos de sellado podrían durar varios días o unas pocas semanas.

La compañía británica BP comenzó a sellar la fuga de su pozo petrolero en el Golfo de México, un procedimiento conocido como "static kill" (o "eliminación estática").

Un tipo de lodo especial se bombeará desde la parte superior del pozo y, si todo va bien, hará retroceder el petróleo hasta su depósito original, bajo el suelo marino.

Tras esta operación –que podría durar hasta dos días y medio- el pozo será rellenado con cemento.

El gobierno de Estados Unidos cree que el pozo dejó escapar más de 4,9 millones de barriles de petróleo antes de que la compañía británica consiguiera sellar la fuga de manera temporal el mes pasado.

Gráfico: en qué consiste la "eliminación estática"

¿Bajo control?

El derrame empezó el pasado abril tras una explosión que causó la muerte de 11 personas.

"Nadie involucrado en el intento de sellado del pozo Macondo en el Golfo de México quiere tentar a la suerte, pero es posible que BP esté cerca de tener la fuga bajo control, sólo horas después de que el gobierno de Estados Unidos confirmara que éste es el peor vertido de la historia", sugirió desde Washington el reportero de la BBC Kevin Connolly.

Determinar la cantidad de petróleo vertido será fundamental para evaluar el daño ambiental y el dinero que tendrá que pagar BP.

Según los expertos, el vertido de BP es mayor que el del pozo Ixtoc, que en 1979 derramó más de 3,3 millones de barriles en aguas costeras de México.

De acuerdo con el comandante Thad Allen de la Guardia Costera estadounidense, quien supervisa las operaciones de limpieza, tanto si se procede al sellado con cemento durante el proceso de "muerte estática" como si no, las obras de perforación de un segundo pozo de alivio continuarán.

Lea también: "El peor derrame de la historia"

Pérdidas récord

Si la construcción sigue el ritmo previsto, ese pozo de alivio conectará con el pozo dañado entre el 11 y el 15 de agosto.

Durante los primeros días, la fuga emitía cerca de 62.000 barriles diarios, pero a medida que el depósito se fue vaciando, el flujo disminuyó a unos 53.000 diarios.

El derrame se frenó el 15 de julio, cuando BP consiguió colocar una tapa sobre el pozo.

Esta crisis ha afectado duramente a la empresa petrolera británica, que la semana pasada anunció pérdidas récord de US$17.000 millones.

Volver arriba

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.