EE.UU. y Vietnam, aliados militares

Destructor John S. McCain llega a Vietnam
Image caption Para EE.UU. el mar de China meridional es de "interés nacional".

EE.UU. celebra esta semana el décimo quinto aniversario de la normalización de sus relaciones diplomáticas con Vietnam con unas maniobras navales que contienen un mensaje de amistad hacia Hanoi.

Sin embargo, tal mensaje parece más bien encaminado a que sea recibido en China.

La secretaria de Estado, Hillary Clinton, dijo hace algunos días que el mar de China Meridional es materia de "interés nacional", unas declaraciones que generaron cierto malestar en China.

La presencia de un portaaviones y un destructor de Estados Unidos en aguas vietnamitas es para el experto de la BBC en asuntos de Defensa, Nick Childs, un nuevo ejemplo de "la diplomacia del barco de guerra".

En todo caso, se trata de operaciones navales conjuntas no relacionadas a entrenamiento de combate, sino más bien ligadas a "búsqueda y rescate".

Además, no parece ser demasiado importante que Hanoi viva bajo un gobierno comunista. Vietnam se perfila como el principal aliado de EE.UU. en la región.

"Vietnam se ha convertido en una de las claves en la creciente pelea entre Washington y Pekín por el dominio de la región. Y se ha puesto el foco en la correlación de la fuerza marítima", apunta Childs.

¿Y qué puede llevar a los estadounidenses a acercarse más al gobierno vietnamita?

¿Petróleo?

Nguyen Manh Hung, profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad Mason (EE.UU.), le dijo a BBC Mundo que "el petróleo tiene mucho que ver" en el nuevo tejido de alianzas.

"Sin embargo, aunque se ha llegado a decir que podría haber tanto petróleo como en Arabia Saudí, nadie lo sabe a ciencia cierta", agrega Nguyen, de origen vietnamita.

Según declaró a la BBC el experto en estudios chinos Doung Danh Di, en los últimos tiempos se ha podido leer en los sitios de internet del "ala extrema" de Pekín que Vietnam está intentado "robar" ese petróleo.

Incluso, según la publicación china Globe, la del mar de la China Meridional será la primera guerra que afrontará el gigante asiático en el siglo XXI.

Las relaciones entre China y EE.UU. no pasan precisamente por su mejor momento. El último capítulo de la lista de desencuentros fueron las declaraciones de Clinton ante los ministros de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN, en inglés).

Image caption Con las maniobras conjuntas, EE.UU. y Vietnam escenifican su acercamiento diplomático.

Clinton insistió en que lo que pasa en la región es visto en EE.UU. como materia de "interés nacional". Y a medida que Washington tiene algunos roces con Pekín, se acerca un poco a países con los que el gigante asiático mantiene disputas.

Incluso pese a que sea un estado comunista con el que hace tan sólo 35 años estaba en guerra, como es el caso de Vietnam.

El senador republicano John McCain, candidato derrotado por Barack Obama en las pasadas elecciones presidenciales, pasó más de cinco años prisionero en Hanoi durante la guerra. "Nunca imaginé que Vietnam se convertiría en nuestro más importante y prometedor aliado asiático en el Pacífico".

Lea también: Remordimientos de un veterano de Vietnam

Vietnam nuclear

Según publicó el diario Wall Street Journal recientemente, la cancillería estadounidense negocia con Vietnam un acuerdo para compartir combustible nuclear para que Hanoi pueda enriquecer uranio.

El diario recuerda que Vietnam firmó un memorándum de entendimiento sobre energía nuclear en 2001 con el gobierno de George W. Bush. Con Obama, la negociación se aceleró y llevó a un nuevo memorándum el pasado mes de abril.

El acuerdo contempla la posibilidad de que General Electric y Becthel vendan reactores nucleares y otros equipamientos a Vietnam.

La información ha despertado numerosas voces críticas, máxime cuando parece contradictorio con la política de Washington hacia países como Jordania o incluso Irán, a los que exige comprar el uranio ya enriquecido en el exterior.

Henry Sokolski, director del Centro de No Proliferación en Washington, opina que el acuerdo entre Washington y Hanoi para permitir a Vietnam producir su propio combustible va contra los esfuerzos internacionales contra la proliferación.

Lea también: Afganistán y las lecciones de Vietnam

"El acuerdo con Vietnam podría suponer una estaca en el corazón del esfuerzo general para frenar la proliferación del combustible nuclear", dijo en declaraciones al Wall Street Journal.

Sin embargo, según le dijo a BBC Mundo el profesor Nguyen, no se trata de un doble rasero, ya que "existen otros países como India que reciben un tratamiento parecido" y además "Vietnam ha demostrado ser un fiel cumplidor del Tratado de No Proliferación Nuclear".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.