BP investiga posible fraude en pagos a pescadores del Golfo de México

Un barco pesquero navega en las aguas contaminadas.
Image caption Miles de pescadores han sido afectados por la contaminación provocada por el derrame.

La petrolera británica BP analiza la existencia de posibles fraudes en varios centenares de reclamaciones de indemnización presentadas por pescadores estadounidenses que dicen haber sido afectados por el derrame en el Golfo de México.

La compañía, que desde el pasado mes de abril ha pagado más de US$300 millones a los afectados por el derrame de petróleo causado por el accidente en la plataforma petrolera Deepwater Horizon, teme que parte de ese dinero haya acabado en manos equivocadas, algo de lo que también sospechan algunos pescadores.

El corresponsal de la BBC Robyn Bresnahan, que se desplazó a la zona del Golfo afectada por el derrame, explicó que en el estado de Luisiana "no hace falta mucho para demostrar que te ganas la vida con la pesca".

Según explicó Bresnahan, para obtener una licencia de pesca comercial sólo hay que tener al menos 18 años y un permiso local de conducir.

Falsos pescadores

El capitán Pete Vujnovich no puede pescar ostras desde finales de mayo, pero con su licencia de pesca comercial y algún documento más, BP le dio tres cheques de US$5.000 cada uno.

Para él, conseguir esta indemnización no fue difícil, pero teme que este trámite sea igual de fácil para los estafadores que tratan de hacerse pasar por pescadores.

"Dos individuos vinieron y me pidieron que firmase que habían trabajado para mí. No les había visto en mi vida y por supuesto no firmé", afirmó Vujnovich, que asegura que este caso no es único y que hay incluso quien ofrecía dinero a los marineros que les firmasen un documento de trabajo.

Los pescadores de camarones George Barasich y Charles Robin III también están preocupados de que falsos pescadores estén haciéndose con el dinero que por derecho les correspondería a ellos.

Estos camaroneros consideran que aunque BP "es en este momento el enemigo para mucha gente, están pagando y tratando de ayudar", por lo que creen que hay que perseguir a cualquier persona que esté haciendo fraude con este asunto.

Incremento de licencias comerciales

Image caption La venta de licencias comerciales de pescador se incrementó en casi un 60% desde el inicio del derrame.

El teniente coronel Jeff Mayne, jefe de la unidad de investigaciones especiales del Departamento de Vida Silvestre y Pesca de Luisiana, asegura que desde que comenzó el derrame de petróleo ha vendido 2.200 licencias comerciales más que en el mismo periodo del año anterior, lo que supone un aumento de casi el 60%, pese a que muchos puntos de pesca están cerrados.

"Originalmente BP estaba pagando cheques a cualquiera que tenía una licencia comercial" sin controles reales, afirmó Mayne.

El funcionario asegura que hasta el momento han sido arrestados tres individuos que conspiraron para recibir indemnizaciones de manera ilícita, si bien predice que en los próximos días habrá más detenciones.

"Creo que trabajaremos los elementos asociados a este derrame de petróleo en los próximos años. Descubriremos el fraude, vamos a descubrir muchos tipos de violaciones en las que ni siquiera pensamos en la actualidad", opinó.

Se repite la historia del Katrina

En los catorce centros de reclamaciones de BP en Luisiana, los empleados mantienen los ojos abiertos a los posibles fraudes en el cobro de indemnizaciones.

En uno de esos centros trabaja el director regional de BP Allen Carpenter, quien considera "probable" que haya casos de fraude. Sin embargo, asegura que se hará una verificación de varios centenares de solicitudes para penalizar a cualquier persona que lo haya cometido.

Carpenter desarrolló el mismo trabajo tras el huracán Katrina cuando las peticiones de indemnización fraudulentas le causaron a las autoridades pérdidas de miles de millones de dólares.

"Probablemente alrededor del diez por ciento de las reclamaciones presentadas después de cualquier acontecimiento importante pueden ser consideradas fraudulentas o potencialmente fraudulentas", sostuvo.

De vuelta a su barco anclado, el capitán Vujnovich ordena la cubierta mientras se pone el sol y, tras dar una larga calada a su cigarro, dice que es fundamental que las personas deshonestas sean detenidas.

"Si no les capturas y no se buscan responsables por los actos de fraude, la voz se va a correr y el grupo (de los fraudulentos) se va a duplicar. En el núcleo de esta industria hay gente muy buena y no queremos que nuestra imagen se empañe", concluyó.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.