Los Obama en "viaje solidario" al Golfo de México

Barack Obama pronuncia un discurso
Image caption Obama afirmó que su gobierno no abandonará a los afectados aunque el pozo ya esté sellado.

El presidente Barack Obama, su esposa Michelle y su hija Sasha disfrutan este fin de semana de las playas del norte de Florida, parte de la zona afectada por el derrame petrolero generado por la plataforma que British Petroleum (BP) operaba en el Golfo de México.

Aunque el derrame está cerrado desde hace dos semanas y se están tomando las últimas providencias para el sellado definitivo del pozo, la zona sigue sufriendo por la caída del turismo -en la que debía ser la mejor época del año-, y en la actividad pesquera, sus principales fuentes de ingresos.

Poco después de su llegada a Panama City, Obama prometió en un discurso a los residentes de la Costa del Golfo afectados por el derrame que el gobierno federal no los abandonará, aunque el pozo ya esté sellado.

"Estoy aquí para decirles que nuestro trabajo no ha terminado y que no nos iremos" hasta que se recuperen del desastre, afirmó Obama.

"Es espectacular"

Image caption La hija mayor de los Obama, Malia, no viajó a Florida porque está en un campamento de verano.

El presidente estadounidense afirmó que decidió viajar con su familia al Golfo de México para que sus compatriotas sepan que deberían visitarlo: "Es espectacular. No lo digo sólo en apoyo a la región, sino también porque es un lugar hermoso para visitar", dijo el mandatario.

Era su quinta visita a la región afectada por el derrame petrolero, Obama dijo saber que los residentes de la Costa del Golfo están frustrados por la lentitud de pago de las indemnizaciones por parte de BP.

En ese sentido, apuntó que cualquier retraso de BP o de los gestores de los fondos de indemnizaciones son inaceptables.

Después de hacer estas declaraciones, el presidente de EE.UU. y la primera dama se reunieron con el gobernador de Florida, Charlie Crist, además de otras autoridades y representantes de diferentes sectores afectados por el derrame.

Obama también aprovechó su estancia en Panama City para jugar al golf con su esposa y su hija menor e incluso tomó un baño en el mar.

El corresponsal de BBC Mundo en Washington, Carlos Chirinos, explicó que la visita de la familia presidencial busca incentivar a los visitantes a que vayan a las cientos de playas que no han sido afectadas por la mancha petrolera y en cierta medida aspira reducir la intensidad de las críticas que han recibido por no haber escogido la zona para pasar las vacaciones de verano.

Incluso el breve viaje que hizo la semana pasada la primera dama con su hija menor a las costas de Andalucía, en España, ha sido cuestionado por la misma razón y por el "exceso" que representaría mientras el país sigue experimentando alto desempleo.

Lea: Viaje a España de Michelle Obama causa polémica

Mejor al norte

Image caption Michelle Obama concluyó sus vacaciones en España con una visita a los Reyes en Mallorca

Según el corresponsal de BBC Mundo, en junio, mientras todavía se batallaba por controlar el derrame, los Obama anunciaron que pasarían vacaciones en Martha´s Vineyard, un exclusivo balneario del norte de EE.UU. que suele ser la meca veraniega de las élites políticas y de negocios.

El mes pasado pasaron un fin de semana en Maine, también en la costa noreste, lo que generó críticas entre quienes esperaban que el presidente predicara con el ejemplo y se dirigiera al Golfo para apoyar a las comunidades locales, como él mismo ha venido pidiendo a la ciudadanía desde que estalló la plataforma petrolera el 20 de abril.

Los gobiernos de los estados afectados -Florida, Luisiana, Alabama y Mississipi- han contratado compañías publicitarias para atraer a los visitantes presentándoles imágenes de aguas cristalinas y arenas blancas que contrastan con las manchas viscosas que se han visto los últimos meses en los noticieros de televisión.

Según cifras presentadas esta semana en la demanda consolidada contra BP ante un tribunal federal de Nueva Orleans, la región puede haber experimentado hasta US$49.000 millones en pérdidas, incluyendo la caída en el valor de las propiedades.

Lea: Obama regresa al Golfo de México

Aniversario de Katrina

Image caption Tanto Barack como Michelle Obama han visitado en diversas ocasiones las zonas afectadas por el derrame.

La Casa Blanca informó este viernes que el presidente Obama regresará a la zona el próximo 29 de agosto, cuando se cumpla el quinto aniversario del paso del huracán Katrina que destruyó varias ciudades de la región y dejó sumergida la casi totalidad de Nueva Orleans.

Está previsto que en Nueva Orleans Obama pronuncie un discurso en la Universidad Xavier sobre la recuperación experimentada y que viaje acompañado de otros altos funcionarios que han participado en la reconstrucción de la ciudad en los últimos años.

El manejo de la crisis generada por el paso del huracán que realizó el gobierno del entonces presidente George W. Bush fue muy cuestionado por la supuesta "falta de previsión" y la posterior "lentitud" en la respuesta de emergencia.

Algunos analistas aseguran que Katrina fue la crisis terminal para los republicanos que, sumada a la impopularidad de la guerra en Irak, implicó la pérdida progresiva del poder en el Congreso hasta llegar a la derrota en las presidenciales frente a Obama.

Tras el derrame de BP, que muchos han calificado como el Katrina de Obama, por lo que consideran fue la actitud inicialmente lenta del gobierno frente al desastre.

Lea: Bajos índices de popularidad son el regalo de cumpleaños de Obama

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.