Hezbolá insiste en la implicación de Israel en asesinato de Rafik Hariri

Hasan Nasralá
Image caption Nasralá mostró hace unos días en una rueda de prensa las presuntas pruebas.

El grupo islámico Hezbolá entregó a la justicia libanesa supuestas pruebas de la implicación de Israel en el asesinato del ex primer ministro Rafik Hariri.

Según informó la prensa local, Hezbolá dio las presuntas pruebas a la Fiscalía libanesa, que a su vez las ha enviado al Tribunal Especial para el Líbano, dependiente de Naciones Unidas y que investiga la muerte de Hariri, ocurrida el 14 de febrero de 2005 en un atentado con carro bomba en Beirut.

El secretario general de Hezbolá, Hasan Nasralá, quien se encuentra en la clandestinidad desde 2006, mostró hace unos días en una rueda de prensa transmitida por televisión las presuntas pruebas, que incluyen vídeos y fotos aéreas supuestamente tomadas por aviones espías israelíes.

Según Nasralá, el material demostraría que Israel controlaba todos los movimientos de Hariri.

El secretario general de Hezbolá acusó a Israel de planear el atentado contra el ex primer ministro para sembrar el caos en Líbano y forzar a Siria, a quien muchos señalaron como responsable de la muerte de Hariri, a retirar sus tropas de territorio libanés.

"Proyecto israelí"

Image caption La muerte de Hariri en un atentado con carro bomba conmocionó a los libaneses.

Según algunos analistas, Nasralá decidió hacer públicas las presuntas pruebas ante la posibilidad de que en su primera resolución, el Tribunal Especial para el Líbano culpe a miembros de Hezbolá del asesinato de Hariri.

El grupo islámico ha criticado con firmeza a ese tribunal de la ONU, acusándolo de ser un "proyecto israelí".

Nasralá estaría decidido a desviar la responsabilidad incluso si eso implica una confrontación con el primer ministro Saad al-Hariri, hijo del asesinado líder con quien Hezbolá formó un gobierno de unidad nacional el año pasado.

El asesinato de Rafik Hariri en febrero de 2005 en un atentado con carro bomba -en el que también murieron otras 20 personas- cambió el paisaje político de Líbano.

Tras aquel acto de violencia política –inusual tanto por su magnitud como por su impacto- miles de ciudadanos salieron a las calles para culpar a Siria de la muerte del ex mandatario.

Según explicó en su momento la corresponsal de la BBC en Líbano, Natalia Antelava, la presión fue tan fuerte que Siria se vio obligada a retirar sus fuerzas militares del país después de 30 años.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.