Malasia: Preocupación por el aumento de bebés abandonados

Bebé asiático
Image caption En lo que va de año, 65 niños han sido abandonados en las calles de Malasia.

Las autoridades de Malasia están preocupadas por el incremento de niños abandonados que, según las previsiones oficiales, en 2010 podrían ser más de cien, que es el promedio de los que se encuentran cada año en las calles del país.

En lo que va de año, 65 niños han sido abandonados y muchos de ellos estaban muertos en el momento en que fueron descubiertos.

Las madres los dejan en contenedores de basura, en puertas de viviendas o en las calles y esto ha llevado al gobierno a considerar el tratamiento de estos casos como asesinato o tentativa de asesinato.

El último bebé abandonado, un niño recién nacido, fue hallado en un río, cubierto con una toalla y un trozo de tela, dentro de una bolsa.

Piden sanciones más duras

La corresponsal de la BBC en Kuala Lumpur Jennifer Pak, aseguró que este tema "ha tocado un nervio sensible en el país de mayoría musulmana".

Por ello, este domingo el opositor Partido Islámico Pan-Malayo se reunirá con organizaciones no gubernamentales y otros partidos políticos para discutir formas para resolver el problema.

Según Pak, "estos hallazgos espantosos" han animado a algunos observadores a achacar este fenómeno a la pornografía en internet y a una excesiva influencia de la cultura occidental sexualmente liberal.

"Pero el fenómeno también ha reavivado un debate sobre la educación sexual en las escuelas en un país donde a los jóvenes se les enseña la abstinencia y donde tener un hijo fuera del matrimonio es visto como profundamente vergonzoso", indicó la corresponsal.

El gobierno de Malasia está tratando de abordar el problema mediante el aumento de la pena por este delito y ha solicitado a la policía tratar los casos como si se tratase asesinato o tentativa de asesinato.

Pero en el país surgen otros enfoques para atajar el problema como el de una organización no gubernamental que ha abierto recientemente un albergue donde las madres pueden dejar de forma segura y anónima a sus hijos no deseados.