Suiza revela datos bancarios a EE.UU.

Bandera suiza
Image caption El gobierno suizo decidió tomar cartas en el asunto cuando vio que los bancos suizos estaban siendo acorralados.

Las autoridades suizas dieron a conocer que ya entregaron la mitad de la información requerida por Estados Unidos respecto a un número de cuentas bancarias que ciudadanos estadounidenses abrieron en Suiza presuntamente para evadir impuestos.

En total se trata de 4.450 cuentas que fueron abiertas en el banco UBS.

El 26 de agosto se cumplía el plazo estipulado en un acuerdo entre Suiza y Estados Unidos para que este primer país diera a conocer información mantenida hasta entonces como "confidencial", amparada en el tradicional secreto bancario, a cambio de que Estados Unidos retire millonarias querellas contra el banco UBS.

Suiza se vio obligado en marzo a suavizar las reglas que mantienen el secreto bancario con el fin de evitar tales demandas del gobierno de Washington.

Embestidas fiscales

Las autoridades del Servicio de Impuestos Internos de Estados Unidos iniciaron una ofensiva contra el UBS cuando, en 2008, consiguieron llevar al banco a los tribunales, los que le obligaron a pagar una multa de US$80 millones y a entregar una lista de 300 nombres de clientes que, presuntamente, estaban evadiendo impuestos.

La segunda arremetida de Impuestos Internos fue contra el Banco Suizo, cuando lo amenazó con querellas por 52.000 potenciales evasores de impuestos, justo en momentos en que la institución bancaria atravesaba por terribles problemas para sobrevivir en medio de la crisis financiera.

Fue entonces que el gobierno suizo decidió intervenir y llegar a un acuerdo con Estados Unidos.

El especialista en economía de BBC Mundo, Marcelo Justo, agrega que, en diciembre de 2009, otro banco, el Credit Suisse, aceptó pagar una multa de US$536 millones por haber violado las sanciones de Estados Unidos contra Irán, al ocultar la identidad de clientes iraníes de los que habría gestionado fondos en EE.UU.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.