EE.UU. condena palabras de influyente rabino israelí

Ovadia Yosef
Image caption Yosef dijo que los palestinos deberían desaparecer de la faz de la tierra.

El gobierno de Estados Unidos condenó las declaraciones realizadas en Israel por un influyente rabino, quien dijo que tanto el pueblo palestino como el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmoud Abbas, deberían desaparecer de la faz de la Tierra y se merecen ser golpeados por una plaga.

En un comunicado difundido este domingo, el portavoz del Departamento de Estado, Philip Crowley, condenó las "incendiarias" palabras del rabino Ovadia Yosef, líder espiritual del partido ultraortodoxo Shas, que forma parte de la coalición que gobierna Israel.

En su opinión, no sólo son "profundamente ofensivas", sino también una "provocación" que daña el proceso de paz.

Según recordó la periodista de la BBC Jane O'Brien, esta polémica se produce pocos días antes de que se lleven a cabo en Washington negociaciones directas entre israelíes y palestinos, en las que participarán el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu y el palestino Mahmoud Abbas.

Este será el primer encuentro entre los dos líderes en cerca de dos años.

Claves de la vuelta al diálogo en Medio Oriente

Plaga

"Abu Mazen (Mahmoud Abbas) y todos estos malvados deberían desaparecer de esta Tierra", dijo el sábado por la noche en un sermón el rabino Ovadia Yosef.

"Dios debería golpear con una plaga a estos palestinos, malvados que odian a Israel", agregó el rabino de 89 años, según reprodujeron las agencias de noticias.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, emitió un comunicado en el que se distanciaba de estas declaraciones.

"No representan ni las posturas del primer ministro ni las del gobierno de Israel", dijo Netanyahu.

Por su parte, según informó la agencia EFE, la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) criticó duramente las palabras del rabino Yosef, asegurando que llaman a un "genocidio contra los palestinos".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.