Última actualización: domingo, 29 de agosto de 2010 - 11:23 GMT

En fotos: el huracán Katrina en mi memoria

  • La huída
    31 de agosto: la huída. Mucha gente camina por las autopistas que salen de Nueva Orleans. Los refugios habilitados no estaban preparados para acoger a los miles de damnificados que dejaron las inundaciones.
  • Olvidados en la huída
    Las vías estaban llenas de autos abandonados por quienes trataron de cumplir la orden de evacuación pero no lograron hacerlo a tiempo. El huracán y a veces la furia de la gente frustrada con la situación destrozaron los vehículos.
  • Nueva Orleans bajo el agua
    En el distrito financiero de la ciudad dos hombres trataban de llegar al pavimento seco. Buscaban familiares para llevarlos al Superdomo, que estaba totalmente rodeado por el agua.
  • La ayuda está en camino
    Mientras miles trataban de salir de Nueva Orleans, en la autopista que comunica a la ciudad con la capital del estado, Baton Rouge, una interminable fila de vehículos de emergencia se dirigía a la zona del desastre.
  • Anochece sobre Nueva Orleans
    Cae la noche el 1 de septiembre. Al tercer día del paso del huracán, Nueva Orleans es un conglomerado de edificios deshabitados e inútiles, un cascaron vacío.
  • Una única luz
    En Canal Street, la única fuente de luz es la de la improvisada villa periodística que se estableció espontáneamente en la zona. En el resto de la ciudad es noche cerrada.
  • Por su cuenta
    Al no encontrar las condiciones mínimas en el Superdomo ni en el Centro de Convenciones este grupo de ancianos decidió caminar para tratar de llegar al aeropuerto Louis Armstrong, a unos 15 km de distancia, donde estaba el centro de operaciones de emergencia.
  • La desesperación de un padre
    En el atestado Centro de Convenciones, donde unas 25 mil personas se apiñaban sin que alguna autoridad les asistiera, un padre desesperado tratar de buscar que alguien le de leche para alimentar a sus hijas. Su madre estaba desaparecida.
  • Optimismo a toda prueba
    Con un optimismo a prueba de derrumbes, Pedro, un taxista hondureño, se estableció cerca de la villa periodística de Canal Street para prestar sus servicios de transporte a quien pudiera necesitarlo.
  • Thomas, un voluntario de verdad
    Thomas, un maestro de escuela, fue rechazado cuando quiso ayudar en alguno de los centros de refugio. Decidido a colaborar, estableció un servicio personal de socorro distribuyendo agua y alimentos a quien le viera mayor cara de necesidad.
  • En silla de ruedas
    Las imágenes mas dolorosas eran las de las decenas de ancianos o gente enferma que veía disminuir sus reservas de medicinas o de oxigeno sin que nadie pudiera decirles cuando las podrían reponer.
  • Víctimas de todas las edades
    Esta niña lleva una ración de alimento militar, lo primero que repartió la Guardia Nacional cuando finalmente logró llegar al Centro de Convenciones, la mañana del viernes 2 de septiembre, cinco días después del paso del huracán.
  • Ayuda final
    Un oficial de la Guardia Nacional organiza una fila para que los damnificados en el Centro de Convenciones reciban sus primeras raciones de agua y alimentos. Pocas horas más tarde serían finalmente evacuados. Pese al alivio de la presencia de los militares, la inicial rudeza en el trato generó roces con las víctimas.

Acompañe a Carlos Chirinos en este regreso a Nueva Orleans. Puede seguir su recorrido a través de su cuenta en Twitter y leyendo su diario de viaje.

También los invitamos a que envíen sus preguntas, dudas o comentarios a nuestro enviado especial. Para hacerlo utilice el formulario que se encuentra a continuación.

PARTICIPE

* Campos obligatorios

Total: 0

Los datos provistos no serán utilizados para enviar mensajes no solicitados, ni tampoco serán entregados a terceros. Su información personal sólo se utilizará para fines administrativos.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.