El agua comienza a "ceder" en Pakistán

Mujeres desplazadas, Pakistán.
Image caption 17 millones de personas han sido afectadas por las inundaciones.

Las autoridades de Pakistán informaron este lunes que las inundaciones que afectan al sur del país han comenzado a remitir, pero advirtieron de que los niveles de agua del río Indo son todavía "excepcionalmente altos".

Las crecidas producidas por las lluvias de la temporada de monzones en el noroeste de Pakistán se han ido trasladando paulatinamente hacia el sur, donde ciudades enteras y tierras de cultivo quedaron sumergidas.

Lea también: Otra ciudad inundada al sur del país

El peligro de la inundaciones continúa siendo alto en esta región, aunque han comenzado a ceder a medida que las aguas desembocan en el Oceáno Índico, según explicó Hadi Baksh, un funcionario de la unidad de emergencia de la provincia de Sindh.

"En los próximos días las ciudades y los pueblos se encontrarán fuera de peligro", aseguró.

No obstante, el servicio de metereología de la región advirtió que los niveles del río Indo continuarán siendo "excepcionalmente altos durante al menos un día más".

Millones de afectados

Las peores inundaciones que ha sufrido Pakistán en los últimos años se ha cobrado 1.600 vidas y han dejado sin hogar a ocho millones de personas.

En total, 17 de los 166 millones de habitantes del país se han visto afectados por este desastre.

Un mes después de que las crecidas comenzaran, la ayuda humanitaria todavía se encuentra en la primera etapa, es decir que se centra en el rescate y la evacuación de los damnificados.

En fotos: Un mes de tragedia

Aunque están aumentando su presencia en la zona, las agencias humanitarias aún no han logrado enviar su ayuda a los ocho millones de desplazados.

Según informa la corresponsal de la BBC en la zona, Jill McGivering, las provisiones han llegado de todo el mundo, pero las ONG admitieron que sólo están alcanzando a una pequeña proporción de los necesitados.

En la provincia sureña de Sindh, seriamente afectada, la asistencia se ha centrado en las personas que se encuentran en campamentos de ayuda.

Vales canjeables

La agencia humanitaria Oxfam informó que, además de comida y agua, se están empezando a distribuir vales canjeables por dinero, una forma de invertir en la economía local.

Image caption La ayuda sigue siendo insuficiente.

Estos vales permiten a las familias elegir productos en una tienda local. Pero sólo funcionan en los comercios que tienen víveres y mercancías almacenados y sólo los reciben aquellos que están en los campamentos.

Mientras tanto, numerosas personas que necesitan con desesperación cobijo, comida y agua potable no pueden recibir ayuda porque se encuentran rodeadas por el agua.

La mayoría de los que no pueden acceder a los campamentos simplemente se alimentan de granos secos o cualquier otro alimento que pueden encontrar, contó McGivering.

Lea también: "¿A quién le importa Pakistán?

72.000 niños

Por otra parte, Naciones Unidas (ONU) advirtió que hay al menos 72.000 niños afectados por severa malnutrición.

Y dijo que el riesgo de propagación de enfermedades aumenta mientras las inundaciones retroceden, al dejar grandes cantidades de agua estancada.

El Programa Mundial de Alimentos de la ONU estimó que las inundaciones dañaron el 14% de las tierras cultivables del país, con perjuicios para las cosechas estimados en US$3000 millones.

Y advirtió que Pakistán necesitará ayuda para alimentar a su población durante bastante tiempo.

Por su parte, Oxfam afirmó que los trabajos de reconstrucción deben iniciarse de inmediato y que se necesitarán miles de millones de dólares para empezar a reparar escuelas, carreteras, puentes y hospitales.

Lea también: Pakistán no puede seguir esperando

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.