Obama condena muerte de colonos judíos en Cisjordania

Barack Obama y Benjamin Netanyahu.
Image caption Obama condenó la muerte de cuatro colonos judíos el martes a manos del brazo armado de Hamas.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, comenzó este miércoles una nueva ronda de conversaciones con líderes de Medio Oriente antes de la reanudación este jueves de las negociaciones directas entre israelíes y palestinos después de casi dos años de estancamiento.

En la inauguración de esta serie de reuniones, el presidente Obama condenó la muerte el martes de cuatro colonos judíos en Cisjordania a manos del brazo armado del movimiento islamista Hamas.

Desde la Casa Blanca y con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, a su lado, Obama se dirigió directamente a Hamas y aseguró que esos crímenes no detendrán los esfuerzos por lograr la paz.

Participe: Paz en Medio Oriente, ¿ahora sí?

Después de hablar con el mandatario israelí, Obama se reunió con el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmoud Abbas, y a lo largo del día, lo hará con el presidente de Egipto y el rey de Jordania.

Riesgos

En la noche del miércoles, los líderes cenarán juntos en la Casa Blanca y, el jueves, Abbas y Netanyahu se reunirán en el Departamento de Estado en Washington.

"Después de más de un año de conversaciones indirectas entre israelíes y palestinos, el presidente de EE.UU. está empujando personalmente a ambas partes a moverse hacia delante. Sin embargo, antes incluso de que comenzaran las negociaciones, la violencia amenazó con descarrilar el proceso", señaló desde Washington el corresponsal de la BBC Kim Ghattas.

Tras el incidente de este martes, la ANP desplegó una enorme operación policial para encontrar a los culpables. Los colonos judíos, por su parte, pidieron venganza por las muertes.

Ante esta situación, Benjamin Netanyahu y Mahmoud Abbas aseguraron que las negociaciones seguirán el curso previsto.

Lea: ¿Estados Unidos sin estrategia concreta?

Puntos delicados

Image caption Esta ronda de conversaciones será la primer negociación directa entre israelíes y palestinos en casi dos años.

Sin embargo, pese a que por primera vez desde la invasión israelí de la Franja de Gaza en diciembre de 2008 ambas partes se sentarán cara a cara, en ciertos temas, las posiciones siguen siendo distantes.

"Los israelíes aseguran que no renovarán la congelación parcial de la construcción de viviendas para colonos judíos en los territorios ocupados de Cisjordania a partir de finales de septiembre y los palestinos dicen que sin esa condición, abandonarán el diálogo", señaló el editor para Medio Oriente de la BBC, Jeremy Bowen.

Pero además de esa cuestión, apunta Bowen, existen al menos tres puntos importantes en la agenda.

Claves de la vuelta al diálogo en Medio Oriente

"El primero, Jerusalén. Ambas partes quieren que esa ciudad sea su capital. El segundo, la necesidad de acordar las fronteras para una Palestina independiente. Y el tercero, el futuro de los refugiados palestinos", destacó el reportero.

En este sentido, incluso si Abbas y Netanyahu llegaran a un acuerdo, ambos tendrían que vencer una importante oposición interna.

Por un lado, el primer ministro israelí, indica Bowen, tendría que convencer a los colonos judíos, cuyos representantes políticos son parte del apoyo de su gobierno.

Por otro, el presidente de la ANP sólo representa a una parte del arco político palestino. El otro sector importante, encabezado por Hamas, rechaza el proceso de negociaciones que comienza esta semana.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.