Reino Unido: otra vez se habla de escuchas ilegales

Andy Coulson
Image caption Coulson es el director de Comunicaciones del primer ministro conservador, David Cameron.

El escándalo por escuchas telefónicas ilegales en el Reino Unido ha dado un nuevo giro con el anuncio de que la policía examinará nuevas denuncias que involucran al jefe de prensa del actual gobierno, quien se encuentra bajo una creciente presión política.

Un portavoz de la policía le dijo a la BBC que se estudiarán alegaciones hechas por un ex periodista del tabloide News of the World, según las cuales Andy Coulson, el ex director del periódico y hoy jefe de Comunicaciones del primer ministro británico, David Cameron, "sabía" que algunos reporteros habían interceptado mensajes de teléfonos celulares de figuras públicas.

Según denunció el ex periodista del diario Sean Hoare en entrevistas con el diario The New York Times y con la BBC, Coulson "sabía" y "estimulaba activamente" esas escuchas ilegales.

En 2007, Coulson dimitió a la dirección del tabloide que pertenece al imperio mediático de Rupert Murdoch después de que el especialista en temas de la realeza, Clive Goodman, fuera encarcelado, acusado de conspiración para acceder a mensajes telefónicos de los príncipes británicos.

En 2009, la policía decidió no abrir una investigación para aclarar nuevas acusaciones realizadas por un medio de prensa en las que se afirmaba que algunos periodistas habían interceptado mensajes de teléfonos de varias figuras públicas, entre ellas el ex vice primer ministro del anterior gobierno laborista, John Prescott.

Información adicional

"Hemos recabado información adicional para examinar tanto ese material (la entrevista del The New York Times) como lo dicho por Sean Hoare a la radio de la BBC", dijo el portavoz de la Policía Metropolitana, John Yates.

La oficina del primer ministro aclaró que Coulson rechaza "total y absolutamente" las acusaciones de Hoare, mientras que News of the World expresó que deben tomarse con mucho cuidado denuncias provenientes de "ex empleados molestos".

El analista político de la BBC, Rob Watson, dice que si la policía decide dar continuidad al caso quedarían en cuestionamiento tanto la integridad de Coulson, una figura del círculo íntimo del primer ministro, como la capacidad de las propias autoridades policiales de investigar unas denuncias con profundidad.

En su momento, las escuchas ilegales por parte de periodistas de News of the World fueron consideradas como un "caso aislado".

"Contratiempos"

En opinión de Watson, "el asunto ahora es esperar si las denuncias contra Coulson se evaporan o si tienen peso como para lograr la primera gran baja del círculo íntimo de Cameron".

Image caption El canciller británico rechazó que tuviera una relación homosexual con su asesor.

Watson añade que "debido a la naturaleza frenética del periodismo y de la política en el Reino Unido, una eventual respuesta no tardará en llegar".

Esa naturaleza a la que se refiere el periodista ya ha casuado "contratiempos" al actual gobierno de coalición de los partidos Conservador y Liberal Demócrata, que asumió sus funciones en mayo.

Hace unos días, el ministro de Relaciones Exteriores, William Hague, estuvo en el centro de la atención mediática por una supuesta relación sentimental con un asesor, con el que compartías camas de hotel, la cual fue rechazada categóricamente por el canciller.

La prensa destacaba que Hague contrató al asesor de 24 años, quien finalmente se vio obligado a renunciar, pese a los recortes y los despidos de personal en la administración pública.

A fines de mayo, el entonces encargado del Tesoro, el liberal demócrata David Laws, tuvo que renunciar y hacer pública su homosexualidad, luego de que se revelara que había aprovechado el sistema de dietas parlamentarias para pedir reintegros por gastos de alojamiento en Londres pese a que se quedaba a dormir en casa de su pareja.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.