EE.UU.: Congreso en parálisis preelectoral

Un trabajador realiza tareas de mantenimiento en el Capitolio.
Image caption En las elecciones de noviembre se renovarán toda la Cámara de Representantes y un tercio del Senado.

Ante el Congreso de Estados Unidos hay más de 372 proyectos que esperan convertirse en ley. Y eso son sólo los que han sido aprobados por la Cámara de Representantes que esperan la sanción del Senado. Varias decenas de iniciativas más están pendientes en ambas cámaras.

Y aunque para muchos analistas el actual Congreso ha sido uno de los más productivos de las últimas décadas, parece bastante cuesta arriba que los parlamentarios puedan cumplir con esa tarea en las cuatro semanas que tienen de trabajo antes de que se vayan a sus circuitos a hacer campaña para las elecciones de noviembre.

El Congreso número 111 ha sido productivo para los demócratas que han logrado adelantar buena parte de la agenda del presidente Barack Obama: desde las reformas del sistema de salud y financiero, hasta la ley de estímulo a la que el gobierno agradece el rescate de la economía.

Lea: Claves de la reforma de salud

Pero también ha sido productivo para los republicanos, porque han dejado que sus colegas oficialistas aprobaran polémicas reformas usando sólo sus mayorías, salvando así su responsabilidad y tomando ventaja de la fuerte oposición que han tenido entre buena parte de la opinión pública.

Lea: ¿Supone la reforma financiera otro éxito para Obama?

Rumbo a la derrota

Image caption Los demócratas consiguieron convertir en ley las reformas del sistema de salud y financiero.

En las llamadas elecciones parlamentarias de medio término que están previstas para el 2 de noviembre se renovarán los 435 puestos de la Cámara de Representantes y un tercio de los del Senado, 34 puestos.

Los análisis indican que el Partido Demócrata se enfrenta a una casi segura pérdida de la mayoría en la Cámara de Representantes y una reducción de su ventaja en el Senado, lo que ratificaría la tendencia histórica a que el partido de gobierno suele sufrir derrotas parlamentarias luego de un triunfo presidencial.

El voto castigo se daría, en buena medida, por la débil recuperación económica. Un problema heredado del presidente George W. Bush pero que tras 19 meses en el poder los electores le adjudican completamente a Obama y a su equipo.

Lea también: Victoria del Tea Party crea suspenso

Por eso todos prevén que los republicanos mantendrán en estas semanas su estrategia de ser "el Partido del No", como lo han etiquetado los demócratas para tratar de presentarlos como "obstruccionistas" y "negativos".

"Como los republicanos han prosperado políticamente con su estrategia de consistente, unificada y agresiva oposición, no hay razones para esperar que eso cambie en las semanas que vienen", afirma el analista político Thomas Mann.

"El relativamente breve, aunque doloroso, período de productividad legislativa ha llegado a un alto. Es improbable que las elecciones de noviembre mejoren esa dinámica. De hecho, bien podrían empeorarla".

Lea también: Obama reconoce que la economía pasará factura

Política flotante

"¡Aquí todo está flotando!", dijo al describirle a BBC Mundo el ambiente que se respira en los pasillos del Capitolio a BBC Mundo una fuente vinculada a la jefatura del partido demócrata en el Senado, que pidió mantenerse sin identificar.

Así que lo más seguro es que los proyectos pendientes se queden sin atender y desaparezcan de la agenda legislativa cuando el Congreso cierre sus sesiones en diciembre para dar paso a la legislatura renovada.

Sin embargo hay puntos mínimos que tratar en los pocos días antes de las elecciones, como las asignaciones presupuestarias, sobre todo para el Departamento de Defensa; impuestos, de los que importantes exenciones adoptadas por el gobierno de Bush vencen a fin de año.

En círculos parlamentarios reconocen que para cumplir con esa agenda mínima pendiente harían falta complicadas negociaciones.

"Todos, demócratas y republicanos, están en ánimo electoral y creo que quieren salir rápidamente de esto para irse a sus distritos a hacer campaña", afirmó la fuente, quien aseguró que eso, sumado a la negativa republicana a negociar, dificulta el trabajo parlamentario.

En el caso del presupuesto de defensa, los demócratas han presentado una enmienda para aprobarla simultáneamente con una ley para permitir la legalización de estudiantes indocumentados, conocida como el "Dream Act", medida que la oposición ha criticado como una "amnistía disfrazada".

La última oportunidad

Superado el trance electoral se abre para el Congreso un período de aletargamientos, que en el argot político estadounidense se conoce como sesiones del "pato invalido" (lame duck), cuando muchos congresistas no quieren o no pueden tomar decisiones, bien porque salen del parlamento o porque prefieren esperar a la próxima legislatura que asumirá en enero.

Algunos piensan que eso podría sellar la muerte para muchas de las reformas que busca la Casa Blanca, que posiblemente se enfrente en 2011 a un parlamento menos amigable.

Al contrario, otros creen que entre noviembre y diciembre podría darse la oportunidad de aprobarlas, aprovechando el voto de los demócratas conservadores que han sido renuentes a dar todo su apoyo a Obama por razones electorales.

Para el comentarista político Charles Krauthammer las perspectivas de un futuro de desempleo para los congresistas que pierdan podría aumentar la posibilidad de que la agenda de reformas se complete pasadas las elecciones.

"Ellos podrían votar entonces por cualquier cosa -incluyendo medidas que hoy evitan ante la proximidad de las elecciones y sienten que sus puestos están amenazados- porque no tendrían nada que perder", escribió Krauthammer en su columna en The Washington Post.

Las sesiones del pato inútil podrían ser la mejor oportunidad para que Obama termine su proyecto legislativo, antes de que la dinámica en el Congreso se complique el próximo año con un poder legislativo en el que la oposición debería tener más poder.

Contenido relacionado